Una visita al templo de la sidra

El Museo de la Sidra de Asturias te desvela, de forma interactiva, todos los secretos del proceso de elaboración de la mítica bebida

Entrada al Museo de la Sidra en Nava
Entrada al Museo de la Sidra en Nava

Redacción

El sol, el calor, la terraza de un buen chigre y, por supuesto, una botellina de sidra bien fresca. Este es, probablemente, uno de los planes favoritos de todo -o casi todo- asturiano. Esta bebida, resultado de la fermentación del jugo de manzana, puede llegar a convertirse en protagonista de innumerables reuniones sociales de la región. Tal es el caso de las típicas espichas, cuya razón de ser es la de comer y beber sidra asgaya. Todo buen asturiano sabe que el ritual de servir un buen culín no es ninguna tontería. El brazo bien recto y buen agarre de botella y mano, incluyendo el rebote del líquido en el vaso, son factores que pueden determinar el sabor del vaso que te vas a llevar a la boca.

Toda la cultura que rodea a la mítica bebida asturiana puede leerse en cientos de libros. Pero qué mejor que vivirlo en el Museo de la Sidra de Asturias, en Nava. Lo primero que has de saber antes de entrar en este museo es que las visitas están organizadas siguiendo el ciclo de la sidra. El recorrido comienza en primavera y termina también en la misma estación. Esto es porque una de las piezas fundamentales de la existencia de este manjar son las abejas y su proceso de polinización en los manzanos. A partir de aquí, el edificio te guía a través de las distintas etapas de elaboración de la sidra:

  1. Preparación. Durante los meses de octubre y noviembre se realiza la recogida de la manzana. Tras seleccionarlas, la trituradora pica la fruta para facilitar el prensado.
  2. Prensado. El museo te muestra distintos tipos de prensas, desde las más rudimentarias hasta algunas más actuales.
  3. Los chigres. Lugar popular y de consumo de sidra. El museo escenifica uno de estos míticos locales para hacer partícipe al visitante de esta costumbre casi ancestral.
  4. El folklore. Una gaita electrónica, un tambor y algunos juego tradicionales como el de la rana ejemplifican la cultura popular asturiana e invitan a los visitantes a participar en ellas.
  5. El escanciado. La visita culmina en la zona de escanciado, donde explican cómo echar un buen culín e invitan a todo aquel que lo desee a servir y tomarse uno.
Interior del Museo de la Sidra, en Nava
Interior del Museo de la Sidra, en Nava

La fermentación, el embotellado o los distintos tipos de sidra existentes (sidra natural, dulce, achampanada) son otros de los aspectos que los que allí acuden podrán aprender de la mítica bebida, conocida casi en todo el mundo.  Una experiencia única donde descubrir, conocer y saborearla de martes a domingo, a partir de las 11.00 horas, en el Museo de la Sidra de Nava.

Para acercarte a todo lo que te ofrece el Paraíso Natural no dejes de visitar www.turismoasturias.es

Valora este artículo

7 votos
Comentarios

Una visita al templo de la sidra