«A Asturias debería importarle más el celtismo que la hispanidad»

Pablo Batalla Cueto REDACCION

ASTURIAS

Entrevista en profundidad al intelectual asturianista Ignaciu Llope sobre los males y errores del asturianismo o el debate sobre la cooficialidad

15 abr 2018 . Actualizado a las 13:08 h.

Existe un lugar en el que los psiquiatras escriben poesía, letras de canciones folk y ensayos históricos, y ese lugar es el asturianismo. La debilidad estructural del movimiento se ha visto siempre compensada por el voluntarismo estajanovista de un puñado de irreductibles. «Todas las cosas son dos», dejó escrito Antón García en uno de sus poemas, y esa máxima es fácilmente trasladable a personas concretas como Ignaciu Llope, también ellas dúplices y tríplices. De Llope es el caso: psiquiatra de profesión, ha venido firmando también sólidos ensayos sobre los orígenes históricos del celtismo en Asturias (que él rastrea hasta el siglo XVII), la identidad eonaviega, la industria musical asturiana o el paisaje de Cudillero, su localidad natal; escribió letras para Llan de Cubel y también es miembro y uno de los rostros más conocidos de Izquierda Asturiana, partido del que fue portavoz durante varios años y que lo hizo candidato a la Junta en 2007 a través de la malhadada coalición Unidá. En esta entrevista se habla de todo ello y se presta también especial atención al celtismo, que a juicio de Llope es una gran oportunidad desaprovechada para el desarrollo de Asturias.

-Usted ha definido Asturias alguna vez con una interesantísima tautología, más compleja y con más miga de lo que pudiera parecer: «Asturias es el lugar del mundo en el que el mundo se llama Asturias».

-Sí, aunque no es original mío. Lo tomé de un autor vasco que a su vez citaba a terceros.

-A mi juicio es interesante porque da una idea de imbricación de lo local con lo universal. Asturias es un lugar concreto y delimitado, pero un lugar que está en el mundo y le envía mensajes y los recibe, no un compartimento estanco.