La nueva reforma amenaza la prestación por desempleo de miles de asturianos

L.F. / Europa Press REDACCIÓN

ASTURIAS

Oficina de empleo
Oficina de empleo

El Principado presenta una propuesta alternativa, junto a otras ocho comunidades, y pide que se convoque una Conferencia Sectorial de forma urgente

27 abr 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

El Gobierno de Rajoy acaba de cerrar su principal frente de batalla -tras pactar los presupuestos de 2018 con el PNV- pero ya tiene abierto un nuevo conflicto. La reforma de las prestaciones por desempleo que plantea el Ministerio de Empleo no ha gustado, ni en el fondo ni en las formas, por lo que Asturias y otras ocho comunidades autónomas se han organizado para presentar una alternativa. Además, el Principado ha solicitado la convocatoria de una Conferencia Sectorial con carácter urgente.

Las nueve regiones -Andalucía, Aragón, Asturias, Baleares, Cantabria, Castilla la Mancha, Comunidad Valenciana, Extremadura y Navarra- han presentado una alternativa conjunta a la propuesta del Ministerio de Empleo y de la Seguridad Social sobre varios programas destinados a parados de larga duración al considerar que «decenas de miles» de personas vean peligrar la percepción de su prestación. Luisa Pérez, directora del Servicio Público de Empleo del Principado (Sepepa), no ha precisado el número de afectados en Asturias, pero a nivel nacional algunas fuentes señalan que 232.000 personas se quedarían sin prestación. Según el Instituto Nacional de Estadística, el número de parados de larga duración -los que llevan en el paro más de dos años- es de 28.600, aunque esto no quiere decir que todos ellos cobren alguna prestación por desempleo. 

Las comunidades que han presentado la alternativa consideran que con la actual propuesta del ministerio un alto porcentaje de los beneficiarios de los programas Prepara, el Programa de Activación de empleo (PAE) y la Renta Activa de Inserción (RAI) corren el riesgo de dejar de percibir una ayuda, un riesgo que es especialmente alto entre los perceptores de la RAI, que superaban en febrero los 178.000 beneficiarios.