Redacción

En los plenos del Ayuntamiento de Oviedo hay un concejal del PP que consigue sosegar al tripartito y especialmente a Rubén Rosón, edil de Somos y azote popular. Se trata de Eduardo Rodríguez, profesor titular de Economía de la Universidad de Oviedo, un experto en la materia que consigue que las sesiones plenarias discurran con un tono moderado desacostumbrado en la sala consistorial. Esa actitud contrasta con las habituales trifulcas entre Agustín Iglesias Caunedo o Gerardo Antuña con Rubén Rosón, que empiezan a ser míticas y dan pie a innumerables anécdotas que ya habrá ocasión de relatar. Rodríguez ha cautivado al tripartito, por su educación y conocimiento, incluso ha sido designado por el gobierno local para representar al ayuntamiento en ante el Real Oviedo, pese a ser un concejal de la oposición. Un hecho poco usual, por cierto.

La transparencia da muchos «likes»

Los corrillos previos a las deliberaciones de cada jurado de los Premios Princesa de Asturias son un festín para el periodista. Cuesta decidir a quién arrimar la grabadora, siempre un poco a salto de mata, entre la créme de la créme que se congrega cada semana en el Reconquista. Pero ayer no había discusión: la interlocutora más apetecida era Irene Cano, ovetense, directora general de Facebook en la península y la más brillante ejecutiva española en el universo de las majors tecnológicas después de su paso por Yahoo! y Google. Y mucho más en estos días, con la empresa de Mark Zuckerberg en el ojo del huracán político internacional y el debate sobre los límites de la privacidad en la nueva sociedad digital al rojo vivo. Pero, ay, la flamante jurado del Princesa de Comunicación y Humanidades lo advirtió nada más otear el primer micro en lontananza: nada de entrevistas a salto de mata, nada de declaraciones sobre la empresa que dirige en España. Sin duda, se limitaba a aplicar el protocolo de cordón sanitario de la casa en estos tiempos delicados para Facebook. Aunque cabe preguntarse si, también como estrategia de empresa, un poco de la vieja y buena conversación analógica con los medios no contribuiría a restañar la maltrecha confianza de millones de usuarios más aún que todas esas nuevas funciones y reaseguros que el propio Zuckerberg está presentando estos días en la conferencia de desarrolladores de San José (California). La transparencia da muchos likes. 

Nueva sede para los periodistas

La Asociación de la Prensa de Oviedo (APO) y el Colegio Profesional de Periodistas de Asturias inician una nueva etapa. Hoy, Día Internacional de la Libertad de Prensa, ambas organizaciones estrenan una sede conjunta, en la plaza de Longoria, que pretende convertirse en la Casa de la Prensa, y que muestra el espíritu de colaboración con el trabajan ambas entidades. De hecho, aprovecharán la ocasión para presentar una encuesta realizada en el Principado en la que se evalúa la situación en la que se encuentran los profesionales. La sede cuenta con dos despachos, uno para cada organización y con un espacio común preparado para la organización de ruedas de prensa o de talleres, en el que se encuentra una pequeña librería de la APO, con los volúmenes recopilados a lo largo de sus más de 100 años de historia y con la donación realizada por Esteban Greciet.

  

Valora este artículo

4 votos
Comentarios

El concejal del PP que sosiega al «azote Rosón»