Tito Bustillo, 50 años después de su descubrimiento

El 68 no fue solo un año de revolución sino que también se halló uno de los conjuntos artísticos más importantes del arte rupestre

Tito Bustillo
Tito Bustillo

Redacción

En abril de 1968, miembros del grupo de montaña Torreblanca junto con dos jóvenes riosellanos descendieron por una pequeña sima conocida como Pozu´l Ramu. Durante su incursión descubrieron dos de los conjuntos artísticos más importantes, el Camarín de las Vulvas y el Panel Principal. El descubrimiento, como no podía ser de otro modo, tuvo una gran repercusión mediática local, nacional e internacional, ya que la calidad y cantidad de las obras descubiertas lo ponían al mismo nivel de los más importantes yacimientos europeos entonces conocidos. Su nombre, Tito Bustillo, viene dado de un infortunio. A los pocos días del hallazgo, uno de sus protagonistas, Celestino Fernández Bustillo, falleció en un accidente de montaña, lo que motivó que se rebautizara la cueva del Pozu´l Ramu con el nombre hoy conocido por todos.

La cueva de Tito Bustillo es uno de los conjuntos rupestres mundiales del arte paleolítico. El 7 de julio de 2008, el Comité Permanente de la UNESCO incluyó este yacimiento en su selecto listado de Patrimonio Mundial junto a otras cuatro cuevas asturianas (El Pindal, La Peña de Candamo, Llonín y la Covaciella) y a nueve más de Cantabria y País Vasco.

Situada en la villa de Ribadesella y abierta en el macizo de Ardines se encuentra este compleco kárstico. Su interior alberga uno de los más importantes conjuntos rupestres del arte paleolítico de Europa. Hasta 700 metros de longitud componen esta galería organizada en 11 conjuntos que permiten acercarse a diferentes manifestaciones como la Galería de los Caballos y la calidad de sus grabados o la Mano en Negativo, uno de los descubrimientos más singulares ya que muestra una mano pintada en negativo y en color rojo.

Tito Bustillo
Tito Bustillo

En su interior se pueden apreciar más de 100 representaciones grabadas y pintadas que se corresponden con dos etapas culturales: una premagdaleniense (signos en rojo y escasa figuración animal) y otra magdaleniense, con zoomorfos varios y distintas técnicas. Destacan los caballos y renos que gracias al uso de distintos pigmentos y el raspado de contornos logran una extraordinaria y viva sensación de policromía.

Las representaciones van variando, ya que las épocas se superponen entre sí. Así, se aprecian diferencias atendiendo a las preferencias de quienes habitaron en la cueva entre el 22.000 y el 10.000 a. de C.

¿Por qué lo hacían?

Con el paso de los años han surgido multitud de teorías que buscan una explicación a esta manifestación considerada, hoy, arte. Sin embargo, aunque pudiera ser la necesidad de atender a la pulsión artística o un mero recordatorio de los animales que aquellos habitantes se disponían a cazar, no existe una teoría unitaria que confirme las razones dada la falta de documentación que lo acredite. No obstante, ello no exime del disfrute.

Completa la visita

La visita se puede completar con el Centro de Arte Rupestre, un edificio vanguardista que ofrece una visión del conjunto de la prehistoria asturiana.

Instalaciones del Centro de Arte Tito Bustillo
Instalaciones del Centro de Arte Tito Bustillo

Gracias a la información y a la interactividad, es posible adentrarse en el mundo arqueológico y disfrutar de la experiencia, incluso sin tener nociones previas. De hecho, el Centro nace con el objetivo de convertirse en un gran equipamiento de difusión y estudio de la vida y producción artística de la cueva de Tito Bustillo, con referencia a otras cuevas de Asturias y a través de una exposición moderna y novedosa.

Dividido en seis áreas, permite conocer aquellas zonas que, debido a la accesibilidad, no se pueden visitar en la cueva.

¿Qué hace falta para entrar?

La necesidad de preservar y conservar el excepcional patrimonio conlleva que las visitas sean limitadas a un máximo de 15 personas por pase. La edad mínima para acceder es de siete años y la visita dura aproximadamente una hora. Independientemente del mes del año, se recomienda llevar ropa de abrigo y calzado adecuado para evitar incomodidades. La entrada tiene un precio estándar y otro reducido, que incluye la entrada al Centro de Arte también. Los días de entrada gratuita se han fijado los miércoles, siendo conveniente sacar la entrada con antelación.

Para acercarte a todo lo que te ofrece el Paraíso Natural no dejes de visitar www.turismoasturias.es

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Tito Bustillo, 50 años después de su descubrimiento