Así ven los periodistas asturianos su profesión: bajos salarios y un pésimo futuro

Las asociaciones profesionales presentan una encuesta entre más de 170 compañeros que constata la brecha salarial de género y el riesgo de la precariedad para la libertad de expresión

Blanca Gutiérrez, Lucía, Fraga y Ceferino Vallina, en la Casa de la Prensa, la nueva sede que comparten la Asociación de la Prensa de Oviedo y el Colegio Profesional de Periodistas de Asturias
Blanca Gutiérrez, Lucía, Fraga y Ceferino Vallina, en la Casa de la Prensa, la nueva sede que comparten la Asociación de la Prensa de Oviedo y el Colegio Profesional de Periodistas de Asturias

Redacción

Precariedad laboral, bajos salarios, exceso de horas de trabajo, brecha salarial de género, temor a la pérdida del empleo y, en general, pesimismo sobre el futuro del sector. Así ven los periodistas asturianos su sector. Al menos estas son las conclusiones extraídas de una encuesta a la que han respondido de manera anónima un total de 171 profesionales. Esta investigación ha sido promovida por la Asociacón de la Prensa de Oviedo (APO) y por el Colegio Profesional de Periodistas de Asturias. Su objetivo es sencillo: saber qué pasa en ese oficio que pone voz a las reivindicaciones de la sociedad pero del que nunca se habla. La crisis le ha pasado factura de una manera severa pero, además, ha habido otras circunstancias específicas de esta rama que han supuesto una auténtica revolción. Así que que la asociación y el colegio han aprovechado el Día de la Libertad de Prensa para contar qué es lo que está pansando dentro. Porque, alertan, la precariedad es una de las peores amenazas para la libertad de expresión.

Así lo han contando el presidente de la APO, Ceferino Vallina; la decana del Colegio, Lucía Fraga; y la secretaria de la APO, Blanca Gutiérrez, que ha sido la encargada de desgranar los resultados de la encuesta. Los tres han señalado que es necesario implicar a todos para mejorar las condiciones en las que se encuentran los periodistas, a los sindicatos, a las administraciones, las empresas y también a los profesionales. Señalan que es necesario denunciar los excesos de jornada, los sueldos bajos o también la proliferación de los falsos autónomos. La presentación ha tenido lugar en la Casa de la Prensa, que es el nombre de la nueva sede que comparten la APO y el Colegio, en el centro de Oviedo, y que quiere convertirse en un lugar de referencia para la profesión.

La encuesta

«No existe demasiado paro pero sí mucha precariedad», ha asegurado Blanca Gutiérrez. La percepción de la mala situación laboral no es tanto por el desempleo -un 4,7% asegura estar en paro- sino por la inestabilidad, los bajos salarios y la falta de perspectivas de futuro. Algo más del 41% tiene una situación laboral inestable, son autónomos (17,5%) o tienen contratos temporales, becas, prácticas, colaboradores, freelance… Los contratos indefinidos (el 58,5%) han ido en retroceso si se tiene en cuenta que en 1994 superaban el 64%. El salario no contribuye a mejorar la situación. El 48,2% de los periodistas perciben menos de 20.000 euros brutos anuales, de los que el 25,6% no superan los 15.000 euros anuales. En el otro extremo está el 26,2% con más de 30.000 euros y un porcentaje similar que se sitúa entre 20.000 y 25.000 euros al año. La profesión periodística no es ajena a la brecha salarial. Las mujeres se sitúan en los tramos salariales más bajos. Así el 56,2% de las mujeres asegura ganar menos de 20.000 euros -más del 28% están por debajo de los 15.000 euros anuales. Si miramos los salarios más altos, el 33,3% de los hombres cobra más de 30.000 euros al año, un porcentaje que se reduce al 18,39% en el caso de las mujeres.

El perfil que traza la encuesta es el de un profesional con más de 40 años (el 57,9%) -en 1994 la media de edad no superaba los 35 años-, con apenas un 9% de menores de 30 años, y con muchos años de experiencia (el 42% cuentan con más de 21 años de profesión, mientras que otro gran bloque, el 38,6% lleva entre 11 y 20 años en ejercicio). 

El cambio de modelo en la profesión, con la incorporación de las nuevas tecnologías y nuevos canales de comunicación queda reflejado en la encuesta. La prensa escrita da trabajo al 34% de los profesionales, seguida de los medios digitales (24%) comunicación institucional (20%) y televisión (17%). Community Manager, agencias y radios, se sitúan entre el 9% y el 10%. Como dato relevante, un 10,6% de los periodistas asturianos asegura no trabajar en el sector de medios de comunicación.

Hay otros datos que llaman la atención. Algo más de seis de cada diez periodistas aseguran que su puesto de trabajo corre peligro a corto o medio plazo. Las causas son muy variadas pero la mayor parte coincide en la precarización laboral, ya que o depdenden de contratas, de externalizaciones, tienen contratos que finalizan o temen recortes de personal. El 83,7% de los periodistas se declara pesimista o moderadamente pesimista sobre el panorama de los medios de comunicación, un porcentaje aplastante.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Así ven los periodistas asturianos su profesión: bajos salarios y un pésimo futuro