Casi 3.000 asturianos no toman fármacos porque no pueden pagarlos

El Principado es la comunidad española en la que la pobreza afecta menos a los fármacos

Un farmacéutica busca medicamentos
Un farmacéutica busca medicamentos

Redacción

¿Ha dejado de tomar medicamentos recetados porque no se los pudo pagar? Un 0,3% de los asturianos reconocen que sí, que no ha seguido un tratamiento prescrito por un médico porque no tenía dinero suficiente para pagarse los fármacos. Esto en términos absolutos supone alrededor de 3.000 pacientes del Principado. Aunque la cifra puede parecer escandalosa, lo cierto es que Asturias es la región donde la falta de recursos menos afecta a la prescripción. Ese 0,3% está muy lejos del 11,3% de los canarios, del 7,2% de los andaluces o del 6,3% de los valencianos. 

Tampoco son los pacientes asturianos de acumular demasiados fármacos en casa, al contrario de lo que sucede en la mayor parte de España. Menos del 10% guarda en casa envases enteros de medicamentos recetados por su médico. Ese porcentaje es muy inferior a la media, situada en el 16%, y ejemplifica un comportamiento muy diferente al que se registra, por ejemplo, en País Vasco o Cataluña, donde sus habitantes sí que guardan cajas y cajas. En ambas comunidades, la tasa es superior al 20%. Muchos de los asturianos que tienen tratamientos en casa son sobrantes de prescripciones de enfermedades que han pasado. Otro bloque importante corresponde a paciente crónicos que prefieren tener reservas en casa.

Estos son algunos de los datos que aporta el Barómetro Sanitario hecho público esta semana por el Gobierno central. Además de medir el grado de satisfacción de los pacientes con el sistema público y el uso de los recursos asistenciales, también cuenta con preguntas que analizan otros comportamientos complementarios. Estas otras cuestiones permiten conocer el elevado grado de satisfacción existente en el Principado con la implantación de la receta electrónica. Casi la mitad de los encuestados ya la ha usado en el último año y de entre los usuarios más del 90% no ha tenido ningún problema y más del 90% le pone una nota al servicio entre el notable y el sobresaliente.

En el año 2012, una de las medidas anticrisis implantadas por el Gobierno del PP, mediante un controvertido, decreto fue el copago farmacéutico de los pensionistas que, hasta ese momento, estaban exentos. El nuevo modelo tiene en cuenta el nivel de renta y no si es un trabajador o un jubilado. Así que el Barómetro Sanitario también pregunta por el sistema y quiere saber si cuenta con respaldo social o si se mantiene la contestación con el que fue recibido hace ya seis años, sobre todo en comunidades con una población muy envejecida como el Principado. Los pacientes asturianos no lo tiene demasiado claro. Un 24% no sabe qué decir. De hecho, es el porcentaje más elevado de todas las comunidades. De entre los que si responden, también hay otros datos curiosos. Mientras que en el resto del país la mayoría de los consultados señala que el Ministerio de Sanidad debería contemplar más tramos para que las aportaciones por el pago de los fármacos sean más adecuadas al nivel de renta, en Asturias reclaman volver al sistema anterior en el que los pensionistas no pagaban por las recetas y el resto sí. Sólo un 23% de los asturianos cree que está bien y que no habría que introducir modificaciones.

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

Casi 3.000 asturianos no toman fármacos porque no pueden pagarlos