Redaccion

El expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero se ha prodigado con frecuencia de forma reciente por Asturias. Visitó hace pocas semanas la sede de la AMSO en Oviedo para recibir el premio Pura Tomás (el del año 2016) que le fue concedido por la agrupación socialista local y este fin de semana tuvo parada en Gijón donde participó en congreso bienal del Consejo General de Colegios Oficiales de Secretarios, Interventores y Tesoreros de la Adinistración Local (Cosital).

Al término del cónclave fue invitado a comer por la organización y resultó que el local acogía también la celebración de varias despedidas de soltero con lo que las viandas presidenciales se vieron acompañadas por un jolgorio algo inesperado. A la salida de la sobremesa un grupo de jubilados reconoció a Zapatero y le invitaron a un chocolate con churros. Todo un postre. 

Un dedo y dos ocasiones

No habrá primarias en el PSOE asturiano para elegir a su candidato a la presidencia del Principado. No las habrá porque al proceso sólo se ha presentado una persona: Adrián Barbón y nadie quiso competir con el secretario general. Con el anuncio confirmado (después de peticiones totalmente espontáneas de militantes y agrupaciones) el diputado del PP, David Medina quiso meter un dedo en el ojo a Barbón diciendo que había sido elegido a dedo. Medina, miembro del partido que tiene casi el monopolio y el copyright de la selección a dedo de las candidaturas, dijo que Barbón ganó con el voto de los militantes su cargo orgánico pero el camino al cartel electoral se lo había señalado el dedo de Pedro Sánchez en Oviedo. En una fugaz guerra de memes en tuiter, los militantes más afines pusieron fotos de sus dedos para señalar que habían sido ellos los que habían elegido a su candidato hoy indiscutido. 

Barbón firmó su inscripción en la candidatura ante una rebosante de satisfacción Adriana Lastra, que para celebrar el paso de su compañero citó los versos del «Asturias» de Pedro Garfias, popularizado por Víctor Manuel, esos que rezan «dos veces, dos, has tenido / ocasión para jugarte / la vida en una partida, / y las dos te la jugaste». En el poema y la canción hacen referencia a la revolución del 34 y a la Guerra Civil, pero en el presente parece ser más bien que Barbón se la jugó en las primarias a la Secretaría General y que para la candidatura al Principado se ha jugado algo también.

Valora este artículo

5 votos
Comentarios

Zapatero, entre despedidas de soltero