Redacción

Que Fernando Alonso se enfundara el domingo la bandera española en Barcelona en el Gran Premio de España no fue casual. Todo tiene su sentido: la organización de la F1 decidió que sonasen dos himnos, el español (que fue levemente pitado) y una versión larga de Els Segadors. Los gestos captados por las televisiones de Fernando Alonso mientras sonaba el himno catalán reflejaron la tensión del  piloto ovetense, que estuvo a punto de irse. Alonso, junto a su amigo y también colega Carlos Sainz optaron por exhibir las banderas españolas como reacción por el cariz político que la F1 le había dado la organización. Y en un momento inoportuno. La Generalitat aporta más del 70% de la inversión y la F1 permite excepcionalmente que ambos himnos suenen, una situación que no ocurre en el resto de grandes premios del circuito. Para colmo, la versión de Els Segadors fue mucho más larga que la del himno español.   

EDP: La cifra de partida de una subasta

La puja por EDP ya está en marcha. El proceso se prevé largo, como ya sucedió hace años con Hidroeléctrica del Cantábrico, en el que la sucesión de ofertas convirtió la compraventa en un culebrón. En este caso, el grupo chino CTG ofrece 3,26 euros por acción, una cantidad que supone simplemente la cifra de partida de la subasta. En la sombra hay otros competidores que pueden estar interesados en la puja y en elevar el precio: los franceses Engie, los italianos Enel, los alemanes E.On. Incluso CTG puede elevar su propia oferta. En las próximas semanas se irán sucediendo los acontecimientos para hacerse con la portuguesa. Y también habrá que observar los movimientos de Oppidum, la sociedad formada por Liberbank y Masaveu, que ostenta un 7% de la empresa y que por el momento calla. Hay que esperar al mejor postor.

El futuro de Asturias pesa 1,48 gigas

El camino hacia el futuro de Asturias pasa por una ruta de ordenador llamada «E:/JOSE/PSOE». O de ello está, al menos, convencido el Secretario de Acción Electoral, Estudios y Programa de la FSA, José Antonio Garmón Fidalgo, que ayer colgó en su muro de Facebook una captura de su ordenador en la que muestra la ubicación de la carpeta donde guarda la documentación relacionada con el programa electoral que defenderá el candidato Adrián Barbón en las elecciones del próximo año. Para ser exactos, 1,48 gigabites y 1595 archivos con cuyo peso informático el responsable de la elaboración respondía a las quienes le preguntan «qué estamos haciendo». Un gesto de optimismo, sin duda, pero también de audacia, teniendo en cuenta cómo está la privacidad en Internet.
 

Valora este artículo

3 votos
Comentarios

Una bandera nada casual