Mano dura con las emisiones contaminantes en Asturias

El Principado exigirá a Arcelor, Tudela Veguín y EDP una nueva autorización ambiental para reducir la polución

La Coordinadora Ecologista denuncia una nueva nube negra de contaminación producida por otra avería en las baterías de coque de la factoría de Arcelor en Avilés.Nube negra producida por otra avería en las baterías de coque de la factoría de Arcelor en Avilés
Nube negra producida por otra avería en las baterías de coque de la factoría de Arcelor en Avilés

Gijón

El consejero de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, Fernando Lastra, ha avanzado hoy que se exigirá a Arcelor, Tudela Veguín y EDP en Aboño una nueva autorización ambiental que incluya medidas para reducir entre un 40 y 70% sus emisiones contaminantes. Así lo ha indicado durante la celebración de un debate abierto al público en la Escuela de Comercio de Gijón, en el que ha participado la alcaldesa de la ciudad, Carmen Moriyón, y el concejal de Xixón Sí Puede David Alonso, promotor de la iniciativa. Lastra ha señalado que, además de las contaminación provocada por el tráfico rodado, Gijón debe convivir con una actividad industrial a la que hay que reclamar el cumplimiento de «un nivel de exigencia en el control de sus emisiones».

«Es un asunto importante que preocupa a la sociedad», ha puesto de manifiesto antes de recalcar que la red oficial de medición del Principado recoge que los niveles están por debajo de los límites legales permitidos. Lastra ha destacado que se trata de paliar la contaminación por los efectos que tiene en la salud pública y mejorar los mecanismos de comunicación con la ciudadanía. «Este problema vino para quedarse y hay que pelear por él todos los días, sin excepción», ha apuntado a la vez que ha subrayado la importancia de mantener una relación institucional para abordar esta problemática y un diálogo serio con la industria.

En el debate, la alcaldesa de Gijón, Carmen Moriyón, ha anunciado que el plan de movilidad de la ciudad, que tendrá una vigencia hasta 2024, está listo entre septiembre y octubre y contará con una dotación de 50 millones de euros. La regidora ha reconocido que «objetivamente es cierto» que los datos oficiales señalan que se cumple la ley, pero esto se contradice con la opinión de los vecinos de la zona oeste que no lo perciben en su vida diaria. Moriyón, que ha ofrecido su absoluto colaboración con el Gobierno regional, ha manifestado que no se puede mirar para otro lado ante la desconfianza de los gijoneses en este asunto. La alcaldesa ha dicho que no se debe criminalizar a la industria de la ciudad, pero ha indicado que «está claro que Arcelor no anuncia inversiones de muchos millones si estuviera bien». En su intervención, ha destacado algunas de las medidas impuestas en los últimos años como la campaña de inspecciones en empresas por parte del Ayuntamiento y el Principado y las inversiones anunciadas por algunas multinacionales de la región.

El concejal de Xixón Sí Puede David Alonso ha remarcado que los estudios epidemiológicos constatan que las emisiones contaminante influyen en la salud de los vecinos de Gijón, un asunto que, en su opinión, debe recogerse en la agenda política. Asimismo, ha constatado que se debe exigir que la industria cumpla con sus obligaciones, aplicando mano izquierda para no perder credibilidad entre la población.

Valora este artículo

4 votos
Comentarios

Mano dura con las emisiones contaminantes en Asturias