No iremos si no hay al menos una mujer

«No sin mujeres» es la nueva iniciativa que busca equiparar la presencia femenina y masculina en los eventos académicos del ámbito de las ciencias sociales

Patio del Edificio Histórico de la Universidad de Oviedo
Patio del Edificio Histórico de la Universidad de Oviedo

Redacción

La lucha por la igualdad de género no tiene fin. De las movilizaciones en las calles que claman un cambio ahora se da el salto al ámbito académico, donde se intenta cambiar la norma para convertir en habitual que en los múltiples actos académicos que tienen lugar cada año haya una mayor presencia de mujeres. «No sin mujeres» es la iniciativa que pone luz a esta idea. De alcance estatal, busca el compromiso público de expertos universitarios y de otras ramas, esencialmente centrados en las redes sociales, a no participar como ponentes en ningún evento académico (conferencia, congreso, jornadas mesa redonda o similar) de más de dos ponentes donde no haya al menos una mujer en calidad de experta. El listado, disponible en la red, supera ya las 50 firmas y entre ellos se encuentra Miguel Presno Linera, profesor titular de Derecho Constitucional en la Universidad de Oviedo.

Con ello se pretende que tanto los ponentes como los organizadores sean conscientes de la necesidad de incluir a mujeres para la consecusión de un debate plural. «Parece impensable que en un congreso, donde habrá varios actos, no haya al menos ni una mujer», cuenta. Por eso la exigencia de la iniciativa se centra en otro tipo de eventos, como las mesas redondas, donde suele ser habitual el predominio del género masculino. Ante ello Presno señala que «no es que sea lo óptimo que haya una mujer, pero es un comienzo». Asimismo, asegura que, de este modo, «al decir que no vas no lo haces porque no te interese el tema si no porque, si el resto de los confirmados son todo hombres, seguramente haya una mujer que tenga algo que decir al respecto del tema a discutir».

Como experiencia, Presno cuenta un reproche que recibieron recientemente tras la celebración de una mesa redonda sobre la prisión permanente revisable. «Éramos tres ponentes, tres hombres, y dos presentadores, también hombres». Presno puntualiza que se pudo deber a que el acto estuvo organizado por la Academia Asturiana de Jurisprudencia, cuya presidencia está constituída, del mismo modo, por hombres.

La idea aspira a albergar el mayor número de firmas posibles. Tarea que no será sencilla ya que, según cuenta el profesor de Derecho Constitucional, existen expertos que priman el tema a la paridad. Si bien, no se trata de boicotear el acto ni poner condiciones inasumuibles. «Creemos que es posible esforzarse un poco más y buscar a mujeres que puedan participar para conocer todos los puntos de vista y cumplir con el objetivo de debate plural», señala. «Lo que no puede ser es que parezca normal lo que en principio no tiene que serlo».

«No sin mujeres» quiere ejemplificar que en la universidad hay tantas mujeres como hombres, que ellas tienen mucho que decir y merecen contar con la oportunidad de exponer los resultados de su trabajo; hacerlas visibles hasta que la igualdad se convierta en una convención que no sorprenda a nadie. «Para nosotros es una exigencia mínima del reconocimiento de nuestras compañeras», puntualiza Presno.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

No iremos si no hay al menos una mujer