La aventura de entrar en la cuna del carbón de Asturias

La mina de Arnao es uno de los conjuntos de patrimonio minero más emblemáticos de España

Museo Mina de Arnao
Museo Mina de Arnao

Redacción

El concejo de Castrillón alberga un tesoro de oro negro: la mina de Arnao, uno de los conjuntos del patrimonio minero más emblemáticos de España. Acercarse a la zona ya vale la pena por el paisaje que la rodea, con la playa de Arnao resplandeciente y muy cerca de la de Salinas. El emplazamiento es un auténtico privilegio, ya que concentra las joyas del patrimonio natural e histórico. En concreto, la mina de Arnao constituye la explotación de carbón mineral más antigua de la Península Ibérica. Pero aún hay más. También conserva el pozo vertical más antiguo de Asturias y la única mina submarina de Europa.

Aunque se cerró en 1915, su castillete de madera se alza con tal brillo que ha merecido la calificación de Bien de Interés Cultural, y sus galerías subterráneas, con cerca de doscientos años, permiten al viajero revivir el ambiente de una mina primitiva. Pero para entender su importancia es necesario recordar algunos de los hechos que componen su historia.

Todo comienza en 1833, cuando la fundación de la Real Compañía Asturiana de Minas de Carbón por Ferrer, Riera y Lesoinne cambia de manera trascendental el panorama de la industrialización española. La mina de Arnao es el ejemplo que se tomará para las sucesivas explotaciones asturianas, así como el punto de partida de las innovaciones como el primer pozo vertical o que las galerías fueran excavadas bajo el mar, convirtiéndose en la única mina submarina de Europa.

Playa de Arnao y Museo de la Mina de Arnao
Playa de Arnao y Museo de la Mina de Arnao

Una de las anécdotas más curiosas es que la mina inicia el nacimiento de un pueblo de trabajadores que se extiende hasta el valle de Arnao. Esa unión entre paisaje humano e industrial se aprecia aun a día de hoy, permitiendo al visitante reconstruir la vida y costumbre de los mineros de entonces. 

Sin embargo, todo acabó a principios del siglo XX, cuando el mar expone su gran fuerza en los cimientos del oro negro. Tras irrumpir en las galerías los mineros se esmeran en construir tabiques. La explotación no cesó a pesar de la peligrosidad hasta 1915, cuando nuevas filtraciones se unen a problemas productivos y sociales, llevando a la directiva a tomar la decisión de cerrar la mina para siempre.

No fue hasta que llegó el año 2007 cuando, gracias a un proyecto impulsado por el ayuntamiento de Castrillón y respaldado por un fuerte ánimo popular, comienza la recuperación del conjunto. Entonces todo vuelve a recuperar su brillo: el pozo vuelve a abrirse, las primeras galerías mineras son rehabilitadas. El trabajo de restauración y mantenimiento sigue vigente en la actualidad, pero merece la pena con tal de poder conservar para el disfrute y conocimiento de los curiosos este pequeño enclave donde la minería empezó a dar lustre a Asturias.

El museo

La visita se divide en dos fases. La primera tiene lugar en el centro de interpretación, donde a través de recursos audiovisuales, paneles y numerosas imágenes del pasado será posible conocer toda la historia del conjunto, desde la formación del carbón, a las primeras tentativas mineras desde el siglo XVI, pasando por la llegada de los belgas en 1833 y la fundación de la RCAM, hasta las constantes innovaciones tecnológicas y la vida de sus gentes. El tiempo estimado para esta primera fase gira en torno a los 30 minutos si se opta por el recorrido guiado, cuyos horarios son, en temporada baja a las 11:00 y a las 16:00 horas, y en temporada alta a las 10:00 y a las 15:30 horas.

Museo de la Mina de Arnao
Museo de la Mina de Arnao

La segunda etapa se desarrolla en las galerías, una bajada al interior de la mina para sentir el ambiente real de los mineros de entonces. Tanto los sonidos como los olores facilitarán la inmersión en el ambiente. Además, es posible descender por el pozo vertical más antiguo de Asturias y caminar por sus galerías centenarias. En este caso es necesario que el recorrido sea con guía. La duración se estima en torno a los 50 minutos y está limitado a grupos de máximo 12 personas. Se recomienda reservar. Asimismo, es posible optar por realizar la visita en inglés, previa reserva, los martes a las 11:30 o en francés, para lo cual habrá que consultar las condiciones del museo.

Los horarios habituales son, a partir del 1 de junio: de martes a domingo de 10:00 a 20:00 horas. El lunes cerrado por descanso del personal. Las visitas a las galerías originales de la mina son siempre guiadas, siendo el último acceso una hora antes del cierre. Las visitas al espacio expositivo se pueden realizar de manera libre. Además, como es conveniente reservar con antelación, los visitantes han de llegar a las instalaciones del museo con 10 minutos de antelación.

 

Para acercarte a todo lo que te ofrece el Paraíso Natural no dejes de visitar www.turismoasturias.es

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

La aventura de entrar en la cuna del carbón de Asturias