Redacción

La sentencia del caso Gürtel lleva implícito un varapalo a Francisco Álvarez-Cascos. El tribunal no se cree el testimonio del expresidente del Principado en junio de 2017, cuando afirmó ante los jueces que los papeles de Bárcenas no eran verdaderos ni existía una contabilidad B en el PP.  La sentencia es bastante clara al respecto: no se cree su testimonio, como tampoco el de Rajoy, Arenas, o García Escudero y comparte el criterio de la Fiscalía. «El testimonio no aparece como suficientemente verosímil para rebatir la contundente prueba existente sobre la Caja B del partido. En palabras del ministerio fiscal, no son suficientemente creíbles estos testigos para rebatir dicha contundente prueba».

El tribunal comparte la tesis de la fiscalía. El ministerio fiscal rebate la veracidad de dichos testimonios al indicar que «debemos tomar en consideración, a la hora de valorar estas testificales, lo que significaría reconocer haber recibido estas cantidades, en cuanto que supondría reconocer la percepción de pagos opacos para la Hacienda Pública, que si bien entiende que no son delictivos, pudieran ser considerados por los testigos como merecedores de un reproche social».

La sentencia añade que «en caso de reconocer estas percepciones vendrían a admitir la existencia de una Caja B en el seno de una formación política a la que pertenecen o han pertenecido; por lo que se pone en cuestión la credibilidad de estos testigos».

Comentarios

El tribunal no se cree el testimonio de Cascos