Redaccion

Miedo físico, un temor que se puede notar como un escalofrío que recorre la columna vertebral, los pelos de punta, la carne de gallina, escarabaya'l peyeyu; así al menos dijo sentirse la presidenta del PP asturiano, Mercedes Fernández en presencia del diputado de Podemos, Enrique López, uno de los representantes electos más vehementes que jamás hayan pasado por la Junta General y también superdotado modelo de camisetas que tiene una remera para todas y cada una de las reivindicaciones sociales que tengan lugar en Asturias y más allá de sus fronteras. Lo dijo Cherines en una tensa sesión marcada por el debate que tenía lugar a kilómetros de distancia, en el Congreso de los Diputados cuando salió adelante la moción de censura. Hasta los diputados asturiano se pararon un momento a seguir por el monitor el trascendental momentos. ¿Es la Junta General una casa del horror, el túnel de la bruja? Los diputados populares son los que más gusto tienen a usar el escaño de tambor y llevan años dando golpes en su bancada para jalear a su portavoz cuando los aplausos no son suficientes. Un sonido realmente terrorífico. Otro diputado de Podemos, Héctor Piernavieja bromeó después en el atril pidiendo a López que se moviera para ver si tenía «cuernos y rabo». Muy atrás quedan los tiempos en los que el también morado, Andrés Vilanova 'Ron', cogió por el brazo a Gaspar Llamazares en una ocasión en la que abandonaba el hemiciclo y el portavoz de IU tuvo que pedirle un «noli me tangere», que es el bíblico latín, de «no me toques» para que le dejara marchar. Aunque las relaciones hoy son mucho más cordiales.

Finde de Pedro y mantita

En Netflix, la plataforma audiovisual, gustan de hacer promociones originales muchas veces tocando la actualidad. Lo hicieron el día en el que Pedro Sánchez alcanzó la presidencia con un mensaje en su cuenta de twitter en el que repasaban la alocada trayectoria del lider socialista como si fueran los capítulos de una de sus series. Y fue algo que mereció el aplauso de una de sus más fieles colaboradoras, la vicepresidenta del partido Adriana Lastra.

La diputada asturiana, presente en todas las fotos que han acompañado la llegada de Sánchez a La Moncloa sabe bien de los sinsabores de cada uno de esos capítulos, desde la caída del secretario general un comité de octubre hasta su regreso mitin a mitin para alzarse de nuevo con la victoria en las primarias. El enarbolamiento de la bandera del «No es no» y luego el pacto para aplicar el artículo 155 en Cataluña, y finalmente la moción de censura. Uno de los mejores guiones con protagonista poliédrico, de esos que hacen ver que la realidad siempre supera la ficción.

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

Miedo físico en la Junta General