Redacción

El culebrón de El Corte Inglés continúa aportando nuevos capítulos. La asturiana María Antonia Álvarez, hermana de Isidoro, ha arremetido en El Confidencial contra las hermanas Marta y Cristina Álvarez Guil, a las que reclama una parte de la herencia del expresidente de la empresa. María Antonia admite que nunca reconoció a sus sobrinas, y que su madre, doña Eustaquia, tampoco lo hizo. María Antonia Alvarez recuerda que doña Eustaquia no autorizó el matrimonio de Isidoro con María José Guil «porque había estado casada con un señor llamado Camorra». Y recuerda que Isidoro se casó cuando tenía 60 años, en secreto, en una capilla de un convento con solo cinco personas. La familia ni se enteró de que se había casado, y el expresidente de El Corte Inglés ni se atrevió a decírselo a su madre. De hecho, siguió viviendo en la casa familiar durante varios meses como si nada hubiese sucedido. «Nunca vinieron a ningún acto de nuestra familia porque mi madre no lo permitió», afirma, aunque niega que el actual conflicto sea una venganza. Y acaba sentenciando que sus sobrinas «son Camorra, no Álvarez». La batalla judicial entre sagas familiares promete capítulos muy interesantes.

Cherines no disimula

La apuesta de Mercedes Álvarez por Alberto Núñez Feijóo ya fue relatada aquí, pero por si no quedaba suficientemente clara, la presidenta del PP asturiano volvió a enviar ayer una nota informativa tras la Junta Directiva nacional. Allí se ha fijado la fecha del Congreso del partido y el calendario de candidatos y precandidatos y la participación de los afiliados inscritos. Cherines informó sobre el proceso pormenorizadamente, y acompañó la información con tres fotos: en ellas, casualmente, aparece Mercedes Fernández al lado del presidente de la Xunta. Feijóo es un sólido aspirante a suceder a Rajoy y Galicia una región con innumerables lazos comunes con Asturias. Y eso lo sabe bien Mercedes Álvarez.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Isidoro Álvarez y las Camorra