Los 6.700 millones de «despilfarro» en las infraestucturas asturianas

Un informe de la Asociación de Geógrafos de España (AGE) cifra en 2.380 millones la falta de eficiencia en la inversión, cantidad a la que hay que sumar otros 3.500 millones de la Variante de Pajares y 826 millones del Musel

Obras en la variante de Pajares.Obras en la variante de Pajares
Obras en la variante de Pajares

Redacción

Asturias ha despilfarrado 2.380 millones en infraestucturas en las dos últimas décadas. Y a esa cifra hay que sumar otros 3.500 millones mal invertidos en la Variante Pajares y 826 millones en la ampliación del Puerto de Gijón. Esa es la principal conclusión de un informe elaborado por la Asociación de Geógrafos de España (AGE), que eleva la cantidad total destinada a obras innecesarias o en las que se ha gastado mal el dinero en toda España a 80.000 millones. De ellos, 45.000 millones corresponden a la administración central y el resto a las comunidades autónomas y ayuntamientos.

El estudio de AGE ha sido realizado por las universidades de Barcelona, Girona, Valencia, Cantabria, Complutense de Madrid, Tenerife, Sevilla, Málaga y Alicante y analiza la inversión y los sobrecostes en infraestructuras innecesarias impulsadas y ejecutadas por la administración general del Estado y las infraestructuras, proyectos, eventos e inversiones fallidas, vacías o infrautilizadas acometidas por las comunidades autónomas y los gobiernos locales.

Los geógrafos definen el despilfarro como «la falta de eficiencia, esto es, la ejecución de tareas a un coste mayor al mínimo posible, que supone una disminución del PIB o un incremento de los costes operativos para conseguir el mismo PIB». Además, añade que el despilfarro es una actuación que «casi siempre conlleva sobrecostes respecto a un funcionamiento eficiente».

Con esta precisión, AGE elabora una lista de proyectos en los que considera que ha habido despilfarro. En Asturias son los siguientes:

-Metrotren Asturias/Metro Gijón: 137,7 millones

-Regasificadora de Musel y gasoducto:394 millones

-Palacio de Congresos de Oviedo: 360 millones

-Polígono industrial de Bobes (Siero): 100 millones

-ZAL e Industriales de Asturias (ZALIA): 45 millones

-Centro cultural Oscar Niemeyer (Avilés): 43,4 millones

-Hospital Universitario Central de Asturias: 1.300 millones

-TOTAL: 2.380,1 millones

Variante de Pajares

Esos 2.380 millones corresponden a infraestucturas de las administraciones autonómica y locales. Pero hay más. El informe suma otros 3.500 millones de despilfarro en la Variante de Pajares. «La línea hacia Asturias ya se encuentra en servicio hasta León -con polémica en torno a la ubicación de la estación y su funcionalidad-. Sin embargo, el proyecto más controvertido es el túnel de Pajares, en estos momentos con un sobrecoste de 1.890 millones, superior al 100% del presupuesto inicial, debido especialmente a los imprevistos geológicos tras doce años de obras», según recoge el informe de los geógrafos. Además, AGE recuerda que «en 2014 la Fiscalía de Asturias abrió diligencias para investigar el origen de estos sobrecostes y, en 2017, la Guardia Civil investigó a tres empresas por supuestos sobornos, en la operación «Yogui» que afecta también a otras líneas».

El despilfarro total en las líneas de AVE españolas en estas dos décadas asciende a 26 240 millones.

Ampliación del Musel

La ampliación de Musel también merece mención a parte en el informe dentro de la categoría de «recursos comprometidos de forma inadecuada, con elevados sobrecostes o infrautilizados en la red de puertos y aeropuertos competencia de la administración general del Estado». 

En el caso de los puertos, AGE destaca «la gran inversión pública infrautilizada del puerto exterior de A Coruña y la ampliación de puerto del Musel en Gijón». Las deficiencias han sido analizadas en el informe del mismo tribunal europeo referido a la evaluación de la inversión realizada en infraestructuras portuarias durante el periodo 2010?2013. Entre las más importantes destacan las siguientes «carácter ineficaz e insostenible de una parte significativa de la inversión, infraestructuras infrautilizadas o sin utilizar durante más de tres años, deficiencias de evaluación ex ante, sobrecostes, inexistencia o falta de idoneidad de muchos enlaces viarios o ferroviarios, ausencia de coordinación, información incompleta y no siempre fiable y riesgo de haber sobreestimado la necesidad de capacidad portuaria adicional».

Conclusiones

El estudio concluye que el despilfarro en infraestructuras no es un fenómeno exclusivo de España, como han demostrado estudios e investigaciones, pero «en nuestro caso es importante». En concreto, los geógrafos consideran que desde 1995 en España «se hubieran podido invertir con mayor grado de eficiencia económica y social y con menor impacto territorial y ambiental una cantidad de recursos todavía por determinar, pero muy significativa en porcentaje del PIB». «Nuestras estimaciones iniciales indican que en las últimas dos décadas más de 80.000 millones de euros (las obligaciones contraídas superan los 97 000 millones) se han gastado «mal o se han comprometido en infraestructuras ociosas, infrautilizadas, innecesarias o cerradas y en proyectos o eventos efímeros o inútiles. Muchos de ellos a modo de «cajas vacías» que ahora se intenta llenar». Para corregir la situación actual, AGE propone «erradicar todo tipo de prácticas clientelares y trato de favor a determinados grupos de presión».

Valora este artículo

11 votos
Comentarios

Los 6.700 millones de «despilfarro» en las infraestucturas asturianas