Comunicado íntegro de la dimisión de Cristina Coto


Redaccion

1º.- Como saben, este miércoles la Comisión Directiva de FORO, en una actuación que no se ha producido nunca en la historia este partido, acordó desautorizar una decisión que yo, como presidenta y portavoz del Grupo Parlamentario de FORO, tomé en materia de personal, en concreto en relación a la situación laboral de una de las dos asesoras, con el fin de equipararla salarialmente a la otra asesora, una vez que las dos desarrollan su jornada laboral a tiempo completo aquí, en esta Junta General.

Les digo que la actuación no tiene precedentes porque ciertamente no los tiene: me reitero en el comunicado del pasado 7 de junio cuando afirmé que nunca consensué ni nombramientos ni ceses ni dedicaciones ni funciones en materia de personal con nadie más que con mi Secretario General. El y yo tomamos siempre todas las decisiones al respecto. Y por supuesto nunca este tipo de decisiones han pasado por órgano alguno, mucho menos por la Comisión Directiva Regional de FORO. Y todos sus miembros lo saben. Tales cuestiones las hemos decidido siempre entre el Secretario General y yo misma. Y les pongo un ejemplo, el más reciente, el pasado 28 de febrero se produjo un cese en el Grupo Parlamentario, acordado entre mi Secretario General y yo misma, y por supuesto no pasó por la Comisión Directiva Regional que en ningún momento tuvo conocimiento del mismo.

Añado algo, en la pasada legislatura, cuando el actual Secretario General era el Presidente del partido y yo la Portavoz parlamentaria, también era yo quien firmaba cualquier contrato o cese, dado que estas cuestiones son una potestad de los portavoces de los grupos parlamentarios. Esto queda acreditado con el conjunto de documentos que poseo y les muestro, en total he contado medio centenar, un conjunto de decisiones en materia de personal firmadas siempre por mí, desde el 8 de mayo de 2012, nunca pasaron por la Comisión Directiva.

Solo hay un puesto de personal eventual cuyo nombramiento o cese firma mi compañero Pedro Leal y lo hace por una razón muy sencilla, porque es un puesto vinculado a su condición de miembro de la Mesa de la Cámara, Secretaría Primera para la que yo le propuse -y firmé el escrito correspondiente- el 26 de enero de 2016 y que tampoco pasó por ningún órgano. Sobre ese contrato sí tiene potestad, es el documento que creo que les mostró el pasado miércoles.

He querido aclarar estos extremos por su dimensión jurídica; en el fangal de desmentir otras mentiras, no tengo intención de entrar.

2º.- Hechas estas consideraciones, lo que me solicita la Comisión Directiva Regional de FORO del pasado miércoles es que rectifique mi decisión, al respaldar la de los otros dos diputados y que fue desestimada por la Junta General. Les traslado que no lo voy a hacer porque no puedo hacerlo, no debo porque lo que se me pide es algo que se contradice con nuestro ordenamiento jurídico, y me refiero a no pagar la jornada completa a una persona que la desempeña. Es una cuestión de legalidad.

El personal eventual tiene una regulación propia en el Real Decreto Legislativo 5/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto Básico del Empleado Público, cuyo artículo 12 dispone:

“1. Es personal eventual el que, en virtud de nombramiento y con carácter no permanente, sólo realiza funciones expresamente calificadas como de confianza o asesoramiento especial, siendo retribuido con cargo a los créditos presupuestarios consignados para este fin.

2. Las leyes de Función Pública que se dicten en desarrollo de este Estatuto determinarán los órganos de gobierno de las Administraciones Públicas que podrán disponer de este tipo de personal. El número máximo se establecerá por los respectivos órganos de gobierno. Este número y las condiciones retributivas serán públicas.

3. El nombramiento y cese serán libres. El cese tendrá lugar, en todo caso, cuando se produzca el de la autoridad a la que se preste la función de confianza o asesoramiento.

4. La condición de personal eventual no podrá constituir mérito para el acceso a la Función Pública o para la promoción interna.

5. Al personal eventual le será aplicable, en lo que sea adecuado a la naturaleza de su condición, el régimen general de los funcionarios de carrera”.

Y respecto a la jornada, el artículo 47 TREBEP dispone que: “Las Administraciones Públicas establecerán la jornada general y las especiales de trabajo de sus funcionarios públicos. La jornada de trabajo podrá ser a tiempo completo o a tiempo parcial”. 

No es una “pataleta”, no mía, es algo que vengo queriendo corregir en su totalidad y no con remiendos desde hace tiempo, porque es una cuestión de legalidad laboral, y por supuesto también de justicia social. En consonancia con nuestro ordenamiento jurídico defiendo que ‘a igual trabajo, igual salario’. Les digo más, la Ley no se pacta, se cumple. La Ley esta fuera de pactos o imposiciones porque no admite matices y mi primera obligación como ciudadana y política es cumplirla, por eso no puedo acatar la decisión de la Comisión Directiva del miércoles, porque no es conforme a Ley. 

Añado otro matiz. Habrán escuchado que el artículo 12.1 del EBEP cuando define al personal eventual utiliza un concepto: confianza, “sólo realiza funciones expresamente calificadas como de confianza”. ¿Quién ha de decidir esta confianza? Es mi potestad porque ese personal trabaja conmigo y también con mis dos compañeros diputados, que nunca me han trasladado desconfianza alguna con respecto a esta persona. A mi me resulta imposible 

aceptar que la Comisión Directiva de FORO decida mi personal de confianza, el que trabaja conmigo 8 horas al día, o más. 

Y seguramente por ese motivo estas decisiones, repito, nunca pasaron por la Comisión Directiva, por una cuestión de puro respeto y sentido común, y porque por encima de los estatutos de cualquier partido está la Ley.

3º.Reitero que la única diferencia que presenta este caso es que mi Secretario General ha discrepado de la decisión que he tomado. Desde entonces, esa decisión ha sido debatida en una Comisión Directiva Extraordinaria de FORO Oviedo y al día siguiente en una Comisión Directiva Regional; creo que ya ha sido suficientemente enjuiciada, en un sinsentido de enorme desproporción que solo ha generado tensiones a compañeros de partido que son también amigos. 

Pero en el día de ayer se ha producido un episodio más, y es que me he visto obligada a cesar a esta trabajadora por razones que no voy a detallar pero que todos ustedes alcanzaran a entender. En mi comunicado del 7 de junio ya les hice referencia a mi preocupación por el coste, en forma de represalias, que toda esta situación estaba generando. 

Llegado este punto creo que es hora de decir basta, de dar por cerrado este desvarío y de dejar a los trabajadores en paz. El miércoles se habló de que la presidenta de FORO tenía autonomía. Ya se harán cargo de hasta qué punto la tengo si no puedo tomar decisiones relativas a mi personal de confianza si después de registrar mi escrito modificando una situación laboral mi portavoz adjunta recibe la orden de registrar otro anulando el mío, que lógicamente fue desestimado.

Pero es una realidad que he sido desautorizada por la Comisión Directiva Regional y por ese motivo he decidido presentar mi dimisión como presidenta de FORO y les anuncio igualmente mi intención de abandonar todas mis obligaciones al frente del Grupo Parlamentario. Seguramente demasiado tarde he alcanzado a entender que para estar y no ser, es mejor no estar; igualmente porque tampoco a FORO le hace ningún bien una presidenta que no tiene capacidad para tomar decisiones sin intervención o influencia externa, y espero sinceramente que finalice ya este desvarío.

Quiero finalizar dando las gracias a todos mis compañeros -de todos, sin excepción, he aprendido mucho-, a todos los militantes y simpatizantes y a aquellos que votaron en 2015 la candidatura autonómica que tuve el honor de encabezar. Y quiero igualmente darles las gracias a ustedes, a los medios de comunicación, que me han acompañado en tantas jornadas de actividad política. Tienen ustedes en sus manos un labor muy importante, la de informar verazmente a los ciudadanos para que puedan conformar sus opiniones libremente.

Cristina Coto

15 de junio de 2018

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Comunicado íntegro de la dimisión de Cristina Coto