La defensa de Villa pide la suspensión por enfermedad y falta de memoria

El antiguo dirigente del SOMA está acusado de un delito de apropiación indebida y se enfrenta a una pena de entre 5 y 6 años de cárcel

Sigue en directo el juicio del caso Villa El exdirigente minero está acusado de un delito de apropiación indebida

Redaccion

La defensa de José Ángel Fernández Villa ha pedido la suspensión de la vista oral contra el ex líder sindical minero al subrayar que padece una enfermedad sobrevenida y una falta de memoria que le impediría declarar con todas las garantías procesales, y al considerar también que los hechos por los que se le va a juzgar ya están prescritos.

La defensa estima que, al estar calificados los hechos por parte de la acusación particular, que ejercita el sindicato minero SOMA-UGT, como un delito continuado de apropiación indebida hay que tener en cuenta si han prescrito los delitos anteriores que conforman esta figura jurídica, y, al haber transcurrido 14 años desde el último día de la comisión del delito, entiende que ni los gastos de los cheques, ni de los vehículos que se le imputan deberían ser motivo de enjuiciamiento.

La petición de la defensa se producía en el análisis de las cuestiones previas planteadas al inicio de la vista oral.

Durante su intervención, la letrada, Ana García Boto, ha interesado igualmente que Fernández Villa pospusiera su declaración, prevista inicialmente para mañana, al día 5 de julio, fecha en la que está señalada la última sesión del juicio.

El juicio contra el ex líder sindical minero José Ángel Fernández Villa por su presunta autoría en un delito de apropiación indebida de los fondos del SOMA-UGT arrancó esta mañana en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Oviedo con la prohibición expresa del acceso de los medios de comunicación a las pruebas periciales de los facultativos que le examinaron para garantizar la confidencialidad de sus informes médicos.

Los forenses habían determinado, el pasado lunes, que estaba en condiciones de declarar pese a sufrir un deterioro cognitivo.

Unos informes que entran en contradicción con los aportados por su defensa que incide en su incapacidad para afrontar el proceso judicial con todas las garantías.

Fernández Villa llegó a la sede judicial a las diez menos diez en un taxi acompañado de su mujer, María Jesús Iglesias, sin muletas y con mejor aspecto que en ocasiones anteriores.

A su llegada fue increpado por un hombre que le recriminaba que se hubiera gastado el dinero de los trabajadores en «comidas y jamón».

Sin hacer declaraciones, entró en la Audiencia del brazo de su esposa y su procuradora, Laura Fernández-Mijares, y accedió a la sala, donde le esperaba su abogada, Ana García Boto.

En el interior, la presidenta del tribunal, la magistrada María Luisa Barrio, permitió que su esposa, María Jesús Iglesias, se sentara a su derecha en el banquillo de los acusados, por si necesitara algún tipo de asistencia.

A su izquierda se situó el otro acusado Pedro Castillejo, exgerente de la fundación Infide, dependiente del sindicato minero.

El fiscal pide para Fernández Villa una pena de cinco años de cárcel; petición que el abogado Miguel García Vigil, que ejercita la acusación particular en representación del SOMA eleva a seis años.

Pedro Castillejo afronta una petición de tres años y medio de la Fiscalía y cinco del sindicato minero.

La abogada Ana García Boto interesa la libre absolución al considerar que tiene una enfermedad mental sobrevenida y carece de memoria; circunstancias que le impiden declarar.

La abogada de Fernández Villa, Ana García Boto, ha denunciado la existencia de un juicio paralelo del que, en su opinión, ha sido víctima su representado y ha alabado la actitud de la presidenta del tribunal de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Oviedo, María Luisa Barrio, para poner todos los medios encaminados a evitar que «vuelvan a producirse» filtraciones a la prensa sobre el estado de salud de su cliente.

Entre otros, a través de decretar que la prueba pericial que corre a cargo de los médicos forenses que examinaron a José Ángel Fernández Villa se celebre a puerta cerrada para los medios de comunicación.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

La defensa de Villa pide la suspensión por enfermedad y falta de memoria