Un mercado tradicional en el corazón de Oviedo

El Fontán comenzó a bullir como punto de compra y venta de productor alimentarias desde 1524

Mercado El Fontan
Mercado El Fontan

Redacción

Son muchos los ovetenses que a diario pasan por el conocidísimo mercado de El Fontán, pero quizás sean pocos los que conocen la historia que guarda tras de sí. Para descubrirla hay que remontarse a la Navidad de 1521, cuando la ciudad de Oviedo sufre un grave incendio. Dos años más tarde, el emperador Carlos V idea, como medida para sobreponerse a la crisis acontecida, decide empezar a celebrar todos los jueves a partir de enero de 1524 un mercado franco en la zona del Fontan. Y como curiosidad dentro de la anécdota, antiguamente esa era la zona donde se encontraba una laguna desecada, cuyo último signo identificativo es el actual caño del Fontán.

A día de hoy, el mercado desarrolla su actividad en la Plaza 19 de Octubre, entre las calles Fontán y Fierro, donde antes ocupaba el lugar el Colegio de San Matías, contiguo a la Iglesia de San Isidoro.

El edificio es obra de Javier Aguirre, arquitecto que en 1882 ofreció sus ideas a la causa. La construcción terminó tres años más tarde y en 1994 se rehabilitó de manera integral y se creo la empresa Mercado El Fontán S.A.

El inmueble está incluido dentro del catálogo de edificios protegidos del Ayuntamiento de Oviedo y desde 2006 la empresa también se encarga de gestionar el mercado exterior y el rastro que tiene lugar todos los domingos.

El mercado cuenta con multitud de establecimientos divididos según el tipo de alimentos. Así, consta de catorce carnicerías, ocho pescaderías, siete fruterías, cuatro queserías-charcuterías, tres establecimientos de varios con ultramarinos, un establecimiento de venta de productos congelados. Tampoco podría faltar una panadería y hasta cuentan con una herboristería, una casa del bacalao, un establecimiento especializado en aceitunas y encurtidos, una peluquería y una cafetería-restaurante.

Mercado El Fontan
Mercado El Fontan

Piense lo que piense, todo se puede comprar dentro de este tradicional mercado. En su interior alberga la sala de ventas de mayor variedad de productos de alimentación de toda la ciudad y el espíritu de la compra-venta de antaño se siente nada más entrar por sus puertas.

Convertido en un gran foco de atracción turística para todo aquel que pisa la capital asturiana, los comerciantes que faenan en su interior se esfuerzan a diario para mejorar sus estructuras comerciales y así seguir aportando la calidad que les distingue de las grandes superficies. Gracias a ese tesón el mercado cuenta, a día de hoy, con el certificado de Compromiso de Calidad Turística.

 

Para acercarte a todo lo que te ofrece el Paraíso Natural no dejes de visitar www.turismoasturias.es

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

Un mercado tradicional en el corazón de Oviedo