101 docentes asturianos se suman a la querella contra el franquismo en Argentina

SUATEA entrega un listado de nombres, maestros en su inmensa mayoría, ejecutados de manera extrajudicial o que sufrieron Consejos de Guerra

Aula republicana del Museo de la Escuela de Cabranes
Aula republicana del Museo de la Escuela de Cabranes

Un listado compuesto por 101 nombres y apellidos, maestros en su inmensa mayoría, que fueron víctimas de ejecuciones extrajudiciales y paseos o que sufriero las consecuencias de Consejos de Guerra. Esa es la documentación entregada por el sindicato SUATEA a la Comuna de Asturias para sumarse a la Querella Argentina, la causa que la jueza María Servini de Cubría sigue contra el franquismo al otro lado del Atlántico. Esos papeles ya han sido oficialmente incorporados a la causa a través de los abogados de Ceaqua, el colectivo que está coordinando todo este movimiento a nivel nacional. El objetivo del sindicato es doble «acabar con la impunidad de la dictadura y limpiar los libros de historia, al tiempo que dignificar el ejemplo que supone la trayectoria de aquellos profesionales de la enseñanza que acabaron padeciendo diversas formas de opresión, incluso entregando sus vidas». 

SUATEA recuerda que la represión franquista se cebó con algunos colectivos a los que consideraba especialmente afines al régimen republicano, uno de ellos fue el colectivo docente. «El resultado fue un descenso notable en el número de maestros y maestras: por ejemplo en Asturies entre asesinados, presos, exiliados e inhabilitados para volver a ejercer el magisterio más de un 33% de los docentes dejaron de serlo». 

Los abogados Gerardo Alfredo Caviglia,Julieta Bandirali, Eduardo Fachal y Luis Calcagno presentan en los juzgados de Buenos Aires la querella por los maestros asturianos.Los abogados Gerardo Alfredo Caviglia,Julieta Bandirali, Eduardo Fachal y Luis Calcagno presentan en los juzgados de Buenos Aires la querella por los maestros asturianos
Los abogados Gerardo Alfredo Caviglia,Julieta Bandirali, Eduardo Fachal y Luis Calcagno presentan en los juzgados de Buenos Aires la querella por los maestros asturianos

Este sindicato se siente especialmente cercano a esta causa por varios motivos, entre ellos su propio origen. SUATEA se fundó oficialmente en 1978 después de varios años trabajando en la clandestinidad. En aquella época estuvieron en contacto con personas que les contaron de la existencia de una Asociación de Trabajadores de Enseñanza en Asturias (ATEA) formada por docentes comprometidos con una educación en los valores republicanos que fueron represaliados nada más finalizar la guerra civil. 

La Querella Argentina lleva en marcha ya más de ocho años. El 14 de abril de 2010 se interpuso una querella ante los tribunales de la República Argentina reclamando la apertura de una investigación sobre los crímenes cometidos por la dictadura franquista, que se identifique a sus responsables y que se los sancione penalmente. El movimiento se ampara en la legislación internacional de la ONU sobre Justicia Universal. Víctimas del franquismo presentaron en el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal Número 1 de Buenos Aires, República Argentina, a cargo de la jueza María Servini de Cubría, la querella 4591/2010, nominada N.N. por genocidio y/o crímenes de lesa humanidad cometidos en España por la dictadura franquista entre el 17 de julio de 1936, comienzo del golpe cívico militar, y el 15 de junio de 1977, fecha de celebración de las primeras elecciones democráticas.

Decenas de Asturias, amparados y asesorados por la Comuna de Asturias, se han sumado a la causa y siguen peleando porque se abra una causa también en España.

Víctimas asturianas del franquismo denuncian: sus torturadores también tienen medallas

Susana D. Machargo
Desde la derecha, Carme Prado, Vicente Gutiérrez Solís, Gerardo Iglesias, Fausto Sánchez García y el abogado Alberto Suárez
Desde la derecha, Carme Prado, Vicente Gutiérrez Solís, Gerardo Iglesias, Fausto Sánchez García y el abogado Alberto Suárez

La Comuna de Asturias abre una nueva vía judicial con tres denuncias en Oviedo. Si no se reconoce el proceso en Argentina quieren que se haga en España

No solo Billy el Niño, el sobrenombre con el que se conocía a Antonio González Pacheco, el policía franquista cuyas torturas emocionaron a Pablo Iglesias, cuenta con una medalla. Pascual Honrado de la Fuente, la mano derecha en la Brigada Político-Social de la dictadura en Asturias, también tiene la suya. El Boletín Oficial del Estado (BOE) del 6 de agosto de 1969 anuncia la concesión a este policía, que cuenta con decenas de denuncias de asturianos por tortura, de la cruz al mérito policial con distintivo rojo. Ocho años después, también el BOE anuncia su ascenso, ya en plena democracia. Dice Gerardo Iglesias, el exdirigente del PCE, que esto solo significa una cosa, «que la impunidad sigue». Iglesias es uno de los tres asturianos que están abriendo una nueva vía judicial. Iglesias junto con Vicente Gutiérrez Solís y Fausto Sánchez García han presentado una denuncia contra su torturador en los juzgados de instrucción de Oviedo. El letrado que les representa, Alberto Suárez, explica que si la Justicia española no quiere reconocer la Querella Argentina -que son los procedimientos que la jueza María Servini en Buenos Aires- por una cuestión de territorialidad y, por tanto, rechaza cualquier extradición, entonces esos casos tienen que ser juzgados en España. ¿Qué pasa entonces con la ley de Amnistía de 1977 y el tiempo que ha transcurrido desde que ocurrieron los hechos? Para el letrado Alberto Suárez esos principios no se pueden aplicar en estos casos ya que son delitos de lesa humanidad para que las que no sirve ninguna ley de punto final.

Seguir leyendo

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

101 docentes asturianos se suman a la querella contra el franquismo en Argentina