Redacción

La princesa de Asturias se encuentra en Estados Unidos en un campamento de verano infantil junto a su hermana Sofía. La heredera del trono, de madre ovetense, aún no ha pisado territorio asturiano en sus 12 años de vida y sigue la vieja tradición española de conocer antes tierras extranjeras que el propio territorio. Las especulaciones sobre su asistencia a la entrega a los próximos premios Princesa de Asturias en Oviedo van en aumento, aunque la palabra final la tendrán los reyes. Felipe VI leyó su primer discurso con 13 años en el teatro Campoamor. Han pasado 40 años desde entonces y la impresión generalizada es que la reina Letizia no ve urgente que Leonor tenga ese protagonismo tan joven: la princesa de Asturias acaba de finalizar el primer curso de la ESO.

La huella rusa en Asturias

Víctor Onopko recordaba en una entrevista los viejos tiempos en Asturias. El actual segundo entrenador del CSKA de Moscú evocaba como se reunía junto a su mujer y el matrimonio Cheryshev en Oviedo o en Gijón para comer. Dos matrimonios rusos (oviedista uno, sportinguista el otro), dos futbolistas magníficos que dejaron huella en Asturias. El acompañante de aquellas comidas era un pequeño Denís Cheryshev, que creció en Gijón, jugó en las divisiones inferiores antes de marchar a la cantera madridista. La familia de Onopko optó por huir del frío estepario ruso y refugiarse en Asturias. La hija de Onopko. Eugenia, fue además una destacada gimnasta rítmica, ya retirada de la alta competición.

Valora este artículo

6 votos
Comentarios

Una princesa de Asturias que no conoce Asturias