Un paseo por las dunas del occidente asturiano

El paisaje de la Reserva Natural Parcial de Barayo, característico por sus marismas y meandros, lo tiene todo para disfrutar de la tranquilidad y la naturaleza

Reserva natural parcial de Barayo
Reserva natural parcial de Barayo

Redaccion

En el occidente de Asturias, más allá de Cudillero, se encuentra el pequeño río Barayo. Sus aguas emergen en Busmargalí y son frontera natural entre Valdés y Navia. Su caudal muere en la playa del mismo nombre, lugar considerado «Paisaje pintoresco», tal vez por sus dunas, sus marismas, o el conjunto de ambos fenómenos geográficos dignos de contemplar. Es el recorrido del río el que dibuja y construye los principales rasgos que resaltan del conjunto.

Tras pasar el Barayo el estuario y comenzar a mezclarse su agua con la salada del mar, el cauce discurre por la antigua marisma para realizar en su último tramo un brusco giro al oeste, obligado por los cordones dunares de la trasplaya, donde se conservan en buen estado las comunidades de dunas embrionarias y secundarias. Tras las dunas, el río forma meandros rodeados de juncales y cañaberales.

Cueva de Barayo
Cueva de Barayo

Son todos estos elementos y la forma en la que la naturaleza los presenta, los que han hecho de Barayo un entorno digno de ser protegido administrativamente bajo la figura de Reserva Natural Parcial. El ámbito geográfico protegido comprende el tramo costero que va de la Punta de Arnao a la de los Aguiones. La playa, de grano fino y oscuro, tiene una longitud de unos 670 metros. Se puede acceder a ella desde Vigo (Navia) o Sabugo (Otur). En ella, adentrándose en el mar, pueden encontrarse algunas cavernas denominadas Las Sántinas que, con marea baja pueden visitarse.

La playa de Barayo lo tiene todo para disfrutar de la naturaleza y la tranquilidad: río, mar y bosque. Sus aguas poco peligrosas y con ausencia de corrientes submarinas son idóneas para el baño. Aunque su fisonomía abierta al mar y su oleaje moderado la convierte en el lugar perfecto para la práctica de deportes acuáticos como vela, surf, windsurf o buceo. Esta playa esta considerada como nudista, aunque su práctica es más extendida en la zona oriental. Es en esta parte donde el estuario confluye con el mar y garantiza el baño para los más pequeños gracias a una piscina fluvial que se presenta idónea cuando baja la marea.

Playa de Barayo
Playa de Barayo

Flora y fauna

La vegetación de playas y dunas se encuentra en perfecto estado de conservación. En esta zona pervive la lechetrenza de las playas, catalogada como sensible a la alteración de su hábitat y presente sólo, además de en Barayo, en las playas de Frexulfe, en el concejo de Navia, y en Bayas, entre los límites de Castrillón y Soto del Barco. En las dunas se encuentran las graminéas perennes y abiertas, dominadas por la grama de mar, acompañada por otras plantas psammohalófilas. El barrón, la lecherina de las playas, el cardo de mar o la correhuela de las dunas completan el paisaje.

En cuanto a la fauna, son las aves el mayor grupo que reside en la zona. Gaviotas, ánade azulón, la polla de agua o la garza real son las más mayoritarias. Es frecuente también encontrarse con nutrias o rastros de la actividad de jabalíes y corzos.

Para acercarte a todo lo que te ofrece el Paraíso Natural no dejes de visitar www.turismoasturias.es

Valora este artículo

29 votos
Comentarios

Un paseo por las dunas del occidente asturiano