Un estudio decubre que células inmunitarias provocan metástasis en los melanomas

La investigación, en la que ha participado la Universidad de Oviedo, supone un gran avance en la remisión del cáncer

Un nuevo avance en la lucha contra el melanoma Un estudio, que ha contado con la participación de la Universidad de Oviedo y del IUOPA, desvela nuevos mecanismos de progresión tumoral relacionados con la eficacia de la inmunoterapia contra el melanoma

Redacción

Una investigación universitaria publicada en la revista Cancer Research ha desvelado cómo son los mecanismos que operan en la progresión tumoral del melanoma y en el fracaso de la función antitumoral de la célula Natural Killer. La NK es un linfocito del sistema inmunitario innato que, pese a tener la capacidad de detectar y eliminar células tumorales, en determinadas circunstancias puede facilitar la progresión tumoral favoreciendo la metástasis. El avance es obra de personal investigador de la Unidad de Inmunología del Hospital Policlínico San Martino de Génova (Italia) en colaboración con el Grupo de Problemas Inversos, Optimización y Machine Learning de la Universidad de Oviedo y la Unidad de Inmunología Tumoral del Instituto Universitario de Oncología del Principado de Asturias (IUOPA).

La plasticidad tumoral es uno de los principales obstáculos para la eliminación de los tumores. Se trata de un fenómeno por el cual las células neoplásicas pueden adquirir nuevos fenotipos y funciones (mayor invasividad, aumento de la proliferación, resistencia a quimioterapia y radioterapia, generación de células madre cancerosas) que les permiten ser más adaptables a los cambios del microambiente que las rodea. En melanoma, este fenómeno morfogenético provoca que las células tumorales cambien de un estado poco invasivo a uno indiferenciado e invasivo que provoca las metástasis.

Existen diversos estímulos presentes en el microambiente tumoral que pueden favorecer el cambio de fenotipo hacia estados pro-metastásicos, como la hipoxia, factores de crecimiento o contacto con otras células no tumorales. En los últimos años, y a pesar del conocido papel del sistema inmunitario en la eliminación del cáncer, se ha descrito que ciertas células inmunológicas presentes en el microambiente tumoral podrían favorecer la progresión del tumor promoviendo la transición hacia fenotipos invasivos.

En los últimos años, el uso de las células NK en inmunoterapia ha tenido resultados prometedores en cánceres hematológicos, pero no tanto en tumores sólidos donde estas células forman parte del microambiente tumoral, no infiltran el tumor y se encuentran profundamente inhibidas. En este trabajo se proporcionan las primeras evidencias in vivo e in vitro del papel paradójico que estas células inmunitarias pueden tener como promotoras de la progresión tumoral en melanoma.

Los estudios mostraron que las células NK, a través del contacto célula-célula y de la secreción de las citocinas IFN-gamma y TNF-alpha, inducen una serie de cambios morfogenéticos en las células de melanoma relacionados con la progresión tumoral: aumento de expresión de marcadores de totipotencialidad (relacionado con la generación de células madre tumorales); reordenamientos morfológicos y citoesqueléticos, disminución de la proliferación y aumento de la invasividad, etc. A su vez, las células de melanoma que adquirían este fenotipo invasivo tras el contacto con las células NK desarrollaban importantes mecanismos para evadir la respuesta inmunológica.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Un estudio decubre que células inmunitarias provocan metástasis en los melanomas