«Descuido, apatía y desatención» de ALSA a sus pasajeros en la noche de la nevada de Reyes

UCE señala que dos consumidores serán indemnizados con motivo de las incidencias sufridas durante el transcurso de los viajes entre Asturias y Madrid en la noche del 5 al 6 de enero, cuando un temporal de nieve obligó a cortar la AP-6 en la Meseta

Autobuses de Alsa
Autobuses de Alsa

Redacción

Miles de personas quedaron atrapadas la pasada noche de Reyes en la AP-6, la autopista de peaje que une Asturias con Madrid, por las nevadas que obligaron a cortar la carretera. Además de la incertidumbre del momento, muchos usuarios vieron alterados sus planes, motivo por el que algunos pasajeros de la empresa ALSA decidieron llevar su caso ante la Junta Arbitral de Transportes del Principado de Asturias. Este organismo obliga ahora a la empresa asturiana a indemnizar a las dos personas que denunciaron su caso. La Junta Arbitral no culpa a la compañía de los sucedido, pero sí que considera que podía haber hecho las cosas de otras manera. Según asegura la Unión de Consumidores de Asturias (UCE), los árbitros critican el «descuido, apatía y desatención» de ALSA con sus pasajeros.

En ambos casos, los usuarios, que presentaron las solicitudes de arbitraje tenían previsto tomar un vuelo en el aeropuerto de Madrid, con destino Pisa y Holanda, respectivamente. Sin embargo, debido al corte de la autovía, quedaron parados en Benavente y en un lugar próximo a Tordesillas, en un área de servicio.

Los pasajeros de ambos autobuses fueron «abandonados a su suerte» por los conductores, según explica UCE, ya que «dejaron los autobuses abiertos, se negaron a continuar viaje hasta cualquier localidad más grande que pudiese proporcionar servicios como acceso a alimentación o a vías de transporte alternativas para los viajeros y, además, ALSA no contactó con sus pasajeros para informar de la situación ni proponer una atención adecuada (información, comida, bebida, alojamiento)».

ALSA se defiende alegando que cuando se inició el trayecto, la autovía estaba aún abierta y conforme al contrato de prestación de servicios públicos que tiene concedido, no podían cancelar el viaje y haberlo hecho sería considerado como un incumplimiento de contrato. Además, alega que fueron las propias circunstancias meteorológicas quienes, de forma sobrevenida, impidieron la realización del viaje en las condiciones habituales. 

Los árbitros reconocen que ALSA no es la responsable de la situación, pero sí que creen que podía haber actuado de otras forma, «con mayor diligencia, porque se conocía que el estado de las carreteras no era el mejor y la previsión del tiempo anunciaba un empeoramiento generalizado», relata la asociación de consumidores.

Por tanto, ALSA «sí podía haber previsto posibles zonas de paradas, si el servicio se interrumpía, en las que acomodar a los pasajeros y que dispusieran de servicios como cafetería 24 horas, áreas de servicio 24horas, alojamiento para pernoctar o desplazar a los viajeros hasta ciudades en las que tomar otros medios de transporte». La Junta Arbitral recrimina a ALSA «el descuido, la apatía y la desatención a sus clientes que mostró en todo momento, ante una situación extrema e imprevista, pero que era conocida por todos gracias a los medios de comunicación y a las previsiones de la DGT». 

Los vocales árbitros entienden que la reclamación de los usuarios incluye una petición de daño moral por la actuación de ALSA en compensación de los padecimientos sufridos, que no basta con la devolución del precio de los billetes. Por ello, se fija en la cuantía de 100 euros por persona. Como consecuencia del arbitraje, los reclamantes recibirán 135,66 euros y 412,80 euros en concepto de indemnización por daños (100€ por persona), más el coste de los billetes que afectó a los cuatro pasajeros reclamantes.

Valora este artículo

4 votos
Comentarios

«Descuido, apatía y desatención» de ALSA a sus pasajeros en la noche de la nevada de Reyes