Olímpicos del piragüismo, espartanos en Trasona

Los medallistas internacionales de la especialidad, encabezados por Craviotto, entrenan en el embalse asturiano en duras condiciones


El piragüismo español está en su mejor momento. Y Asturias tiene no poco que ver en ello. La tierra que es también ya la del olímpico Saúl Craviotto tiene en el embalse de Trasona el campo de pruebas donde se vienen forjando los grandes éxitos de un deporte, y así seguirá siendo este verano. El equipo que se vino de los recientes campeonatos de Szeged y Belgrado cargados de medallas entrenan ya este julio en aguas asturianas en unas condiciones que son el mejor ejemplo de la espartana disciplina con la que se consigue ascender al Olimpo deportivo. Aunque algo más espartana incluso de lo esperable. Así lo relataban los piragüistas del K4-500 -Craviotto, Cristian Toro, Marcus Cooper y Rodrigo Germade- en un reportaje de El País en el que, junto a su entrenador, el asturiano Miguel García, cuentan lo duro que se les hace entrenar en unas instalaciones que quedan muy lejos del centro de alto rendimiento al que aspiran. Camas severas hasta provocar lesiones, gimnasios cuya dotación depende de la buena voluntad de sus responsables del Principado de Asturias o incluso de préstamos y «parches» que suplen los rigores presupuestarios de la Federación. Aún así, de Trasona siguen saliendo campeones. Algo tendrá sus aguas cuando bendice a esta portentosa generación de piragüistas.

Valora este artículo

4 votos
Comentarios

Olímpicos del piragüismo, espartanos en Trasona