La reina anima en Oviedo a los jóvenes a buscar su propia voz

Letizia participa en la inauguración de los Cursos de Verano de la Fundación Princesa

La reina Letizia participa en la inauguración de los Cursos de Verano de la Fundación Princesa
La reina Letizia participa en la inauguración de los Cursos de Verano de la Fundación Princesa

Oviedo

La reina Letizia ha animado a los jóvenes talentos que perfeccionan su formación musical en Oviedo con maestros de talla internacional a que busquen su propia voz y una mirada que les diferencie, a la vez que ha destacado la importancia de que hablen otros idiomas para poder triunfar. Doña Letizia ha asistido en la capital asturiana a una conferencia que el director de escena Emilio Sagi ha impartido ante los 143 jóvenes de nueve países que desde el día 19 participan en los Cursos de Verano 2018 de la Escuela Internacional de Música de la Fundación Princesa de Asturias.

Ésta es la sexta vez que doña Letizia asiste en su ciudad natal a la clase magistral que en cada edición -normalmente con motivo de la apertura de la actividad, aunque este año se ha retrasado- da un músico o profesional de ese ámbito, como hicieron en ediciones anteriores la soprano Ainhoa Arteta, Luz Casal o Víctor Manuel. «Esto no es una conferencia» fue el título de la charla en la que este filósofo y reconocido musicólogo asturiano planteó a los jóvenes que pasan parte del verano en Oviedo para completar su formación musical que, aunque la técnica es fundamental para triunfar, «lo importante es diferenciarse del de al lado». «Hay que prepararse antes de tener una oportunidad y salir al ruedo, pero en un mundo con gran competitividad y mucha gente válida, hay que tener una gran cabeza, inteligencia, prudencia y humildad», pero sobre todo «sentido común, que en esta profesión no tiene que tener nada de común» porque hay que tener «chispa, personalidad y un punto de genialidad».

Ante unas 300 personas que siguieron el acto en la sala de Cámara del Auditorio Príncipe Felipe, entre ellos el presidente asturiano, Javier Fernández, y el ministro de Cultura, José Guirao, Sagi hizo un repaso a sus comienzos y a una carrera profesional en la que ha reconocido que ha «asumido riesgos y actuado con valentía», pero en la que también hubo «auténticos desastres». Tras su intervención se abrió un turno de preguntas al que, como ya es tradicional en los últimos años, se sumó la reina, que pidió a Sagi que explicase a los jóvenes cómo podían conseguir esa emoción que les diferenciase e hiciese triunfar.

«Les dice que todo artista tiene que encontrar su propia voz y su mirada, pero no les ha dicho cómo porque puede ser que después de muchos años luchando y con una técnica depuradísima no encuentren esa voz y mirada que les diferencie de los demás», ha señalado la reina antes de subrayar el hecho de que el maestro habla perfectamente, además del castellano, francés e ingles, y eso muy importante en el mundo de la música.

En su repuesta a «una difícil pregunta», Sagi ha señalado que depende mucho de los maestros, de cómo ayuden a buscar esa personalidad, pero que también «es algo que cada uno tiene dentro y que es muy difícil aprender». Tras las preguntas, seis alumnos de la asignatura de Libre Improvisación, disciplina orientada a desarrollar la capacidad creativa del intérprete, y otros diez de Canto tocaron «Entropía 0,5».

A su término, la reina charló y se interesó por la trayectoria de algunos de los jóvenes que participan de esta escuela y pudo contemplar una muestra de la actividad «Micro-conciertos teatrales» en la que estudiantes de estos cursos participaron en una representación basada en la Sonata número 5 de Beethoven. Un total de 24 docentes de nueve nacionalidades distintas imparten clase en estos cursos, en los que participan 143 alumnos de a partir de nueve años, y que se prolongarán hasta el 28 de julio y que ya forman parte del paisaje estival de la capital asturiana, donde llevan a cabo actuaciones callejeras en distintos puntos de la ciudad.

La Fundación Princesa de Asturias inició sus actividades en el área musical en 1990, al auspiciar el traslado a Oviedo de la orquesta de Cámara «Los Virtuosos de Moscú» y de seis prestigiosos profesores de música, y en 2005 puso por primera vez en marcha estos cursos de verano.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

La reina anima en Oviedo a los jóvenes a buscar su propia voz