¿Trabajo en Asturias? La cárcel tiene 60 plazas sin cubrir

La plantilla denuncia el incremento de las agresiones en una prisión con el personal cada vez más envejecido

Vista general de la cárcel de Asturias.Vista general de la cárcel de Asturias
Vista general de la cárcel de Asturias
Juan M. Arribas
Redacción

El incremento de las agresiones en la cárcel de Asturias han disparado las alarmas de la plantilla del centro penitenciario. La situación, lejos de mejorar ha empeorado. En este último año, los trabajadores ya han sufrido una treintena de agresiones y las consecuencias ya sobrevuelan sobre la prisión. La plantilla está envejecida, con una media de edad superior a los 55 años y está muy mermada. Hay 60 plazas sin cubrir. La cárcel de Asturias cuenta con una media de 400 funcionarios y alberga un promedio de 1.200 reclusos.

Un centenar de trabajadores del Centro Penitenciario de Asturias se han concentrado a las puertas de la prisión para escenificar su protesta por la treintena de agresiones de las que han sido víctimas los funcionarios en el último año y exigir la adopción de medidas de protección para el colectivo.

La concentración ha sido convocada en unidad de acción por los sindicatos CCOO, Acaip y UGT para dejar patente la necesidad urgente de modificar el protocolo de actuación contra las agresiones, al considerar que se ha demostrado que «es insuficiente y no da respuesta a la grave situación que se da actualmente en las cárceles, donde hay una media de una agresión por día».

Chema López, representante de CCOO, ha asegurado que los funcionarios están sufriendo «una escalada de agresiones y sólo en el último año se ha incrementado en un 60 por ciento en Asturias».

La plantilla de la prisión asturiana está cada vez «más envejecida, con una media de edad superior a los 55 años y muy mermada, con más de 60 plazas sin cubrir», ha explicado.

A las agresiones físicas se suman los insultos y vejaciones que, a diario, reciben los funcionarios, a quienes no se les ofrece una solución factible porque «sólo se abordan las consecuencias y no las causas y éstas no se resuelven con más porras», señala.

Pedro Sánchez, delegado de Prevención de Acaip, une a los problemas derivados de la falta de personal y de recursos la necesidad de disponer de tratamientos especiales para los internos que padecen patologías psiquiátricas ya que son internados en módulos residenciales o la enfermería y precisan atenciones específicas para su enfermedad.

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

¿Trabajo en Asturias? La cárcel tiene 60 plazas sin cubrir