Un espacio natural de alto valor ecológico

La Reserva Natural Parcial de la Ría de Villaviciosa es un espacio donde se conjugan elementos del río y el mar

Ría de Villaviciosa
Ría de Villaviciosa

Redacción

Mire donde mire, cuando un visitante llega a Asturias el verde domina cada espacio. El agua es uno de los principales agentes que hace esa magia natural posible, y en Villaviciosa se puede admirar los efectos de su grandiosidad sobre la naturaleza.

La Reserva Natural Parcial de la Ría de Villaviciosa es un hermoso espacio natural donde se conjugan elementos del río y el mar. De alto valor ecológico, el lugar destaca por su vegetación halófila (organismos que viven en ambientes con presencia de gran cantidad de sales) y subhalófila, así como por su variedad faunística. Y es que en sus rincones se encuentran diferentes tipos de aves que aportan color y vida a la zona.

La ría da comienzo cerca de Tazones, entre las playas de El Puntal y de Rodiles , para estrecharse poco a poco hasta llegar al centro de Villaviciosa. Allí, llega a los llamados porreos, es decir, aquellos terrenos de la zona que han ganado la lucha al mar para acabar formando prados con canales y charcas de gran interés.

Como queda patente, la ría ocupa un gran territorio dividido en cuatro zonas: el complejo de su desembocadura, donde se encuentra la playa de Rodiles; la bahía arenosa, que se desarrolla en su mayor parte sobre la ensenada de Misiego; las llanuras fangosas, lugar de paso de innumerables especies de aves marinas de gran interés ecológico; y el canal superior, donde la influencia fluvial es más dominante.

Pero todavía hay más. La ría está bajo el cobijo de los bosques que, a su vez, convierten la zona en un lugar apto para el senderismo. Asimismo, una vez llegue a lo alto, además de disfrutar de una vista inigualable, puede contar con la opción de animarse a practicar parapente o ala delta. ¿Qué mejor lugar que Asturias para sobrevolar la tierra y apreciar la naturaleza?

Ría de Villaviciosa
Ría de Villaviciosa

La flora del lugar

La vegetación que puebla la zona es la que suele ser habitual en las rías del Cantábrico. En su interior se encuentran fangos inundados que facilitan el crecimiento de diferentes comunidades vegetales. Así, en las bases se encuentran las praderas de Zostera noltii, que se pueden ver acompañadas por rodales de Spartina marítima, una especie única de Asturias. En los estratos superiores sobresalen matorrales halóficos de gran diversificación. Los que más llaman la atención, sin duda, son los formados por un subarbusto halófilo: Suaeda vera.

La fauna de la zona

Los amantes de las aves encuentran en la ría de Villaviciosa un amplio abanico de posibilidades. Las especies de marisma son las más representativas y abundan tanto las sedentarias como las que realizan labores de migración. Y es que, unida a la ría del EO, la de Villaviciosa es la segunda zona del Principado de invernada y reposo migratorio de las poblaciones europeas de aves acuáticas.

Gracias a que en su paraje se han llegado a identificar hasta un centenar de estas especies, pertenecientes a 16 familias de aves, la ría de Villaviciosa tiene el honor de ser Zona Húmeda de Importancia Nacional, según la Sociedad Española de Ornitología, así como el de ser un espacio de protección oficial como Refugio de Aves de la Ría de Villaviciosa, que tiene la consideración de Refugio de Caza con una extensión de 1.500 hectáreas.

Para acercarte a todo lo que te ofrece el Paraíso Natural no dejes de visitar www.turismoasturias.es

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

Un espacio natural de alto valor ecológico