Los asturianos que han declarado su testamento vital se duplican en un lustro

Son más mujeres que hombres los que han registrado su voluntad respecto a los tratamientos médicos y donación de órganos

'La muerte de Sócrates' de David
'La muerte de Sócrates' de David

Redaccion

La cifra de inscripciones en el Registro nacional de instrucciones previas (RNIP), más conocido como «testamento vital», en Asturias casi se ha duplicado en los últimos cinco años. Así consta en la base de datos del Ministerio de Sanidad que revela que a fecha de julio de 2018 constan 6.440 inscripciones en el Principado, frente a las 5.012 que contaban en enero de 2013. En términos generales, se trata de la posibilidad de que los pacientes expresen en un documento de forma manifiesta y anticipadamente su voluntad respecto a tratamientos y cuidados que desea recibir en el caso de ser ingresados y no poder expresarlo personalmente. En muchas ocasiones se conocen estas instrucciones previas como «testamento vital» ya se que se refieren al tratamiento que desea el paciente en el caso de padecer una enfermedad terminal; además de incluir las voluntades sobre la posibilidad de donar órganos.

La estadística de Sanidad también revela que Asturias se encuentra en un posición superior a la media nacional en cuento al número de inscripciones respecto al conjunto de la población. Así, la tasa de personas que han reclamado su «testamento vital» en el Principado es de 6,22 por cada 1.000 habitantes, mientras que la media estatal es de 5,61. Las cifras más altas se registran en las comunidades de País Vasco (10,30) y Navarra (10,37); mientras que las más bajas corresponden a Ceuta y Melilla (con apenas 0,78) además de Extremadura (1,67) y Galicia (2,76).

En cuanto a la edad de quienes han manifestado su declaración expresa, no constan datos de menores de edad en Asturias, que no permite esa posibilidad (sí los hay en comunidades como Cataluña, Valencia, Baleares o Andalucía), y son los mayores de 65 años los que representan el grueso de inscripciones, con un total de 3.145. Le sigue la cohorte de edad entre 51 y 65 años, con 2.168 inscripciones y, a continuación, el grupo de entre 31 y 50 años con un total de 1.016. El conjunto de inscritos más jóvenes, aquellos que se encuentran entre los 18 y los 30 años, suman en Asturias 111 personas según los datos del ministerio a fecha de julio de este año. 

Más mujeres que hombres

Es la tónica general en el conjunto del estado y también se repite en Asturias: son muchas más las mujeres que declaran su intención de suscribir el «testamento vital» que los hombres, llegando incluso a doblar el número en el caso del Principado. Así, la estadística del Ministerio de Sanidad indica que en Asturias constan 4.002 mujeres que han declarado su voluntad en un «testamento vital» frente a 2.438 hombres.

El registro del ministerio también señala que en el Principado han declarado su voluntad respecto a los tratamientos médicos 6.323 españoles y 117 extranjeros.

Cómo se declara

En el caso de Asturias el conocido como «testamento vital» es un documento que debe suscribir una persona mayor de edad y capaz. Según explica la página web de la administración autonómica, se incluye en las instrucciones previas la capacidad de «manifestar anticipadamente los cuidados y tratamientos sobre su salud que desean recibir cuando ya no puedan tomar decisiones»; también su voluntad respecto a la donación de órganos o la cesión del cuerpo a la investigación en el caso de fallecimiento; y también «la designación de un representante que será el interlocutor ante el médico o el equipo sanitario y velará por el cumplimiento de las instrucciones previas. El documento puede ser modificado y revocado en cualquier momento.

Para formalizarlo, la administración destaca que distingue entre otorgamiento y solicitud. En el primer caso se formaliza el documento en tres supuestos: «ante notario, ante tres testigos, y ante la Administración». En cualquiera de los casos, solicitud debe presentarse al Registro de Instrucciones Previas que en Asturias se encuentra en la Consejería de Sanidad.

Asturias convierte en derecho la sedación paliativa «aunque acorte la vida»

Luis Fernández
Asturias aprueba la ley de derechos ante el final de la muerte
Asturias aprueba la ley de derechos ante el final de la muerte

La ley de derechos ante el final de la vida contempla la administración de fármacos con el fn de aliviar el sufrimiento. Las infracciones muy graves acarrearán multas de hasta 600.000 euros

El Principado ha dejado de ser una de las pocas comunidades autónomas sin la conocida como ley de muerte digna. La Junta General ha aprobado por unanimidad una normativa que regula los derechos en la etapa final de la vida y que tiene, como uno de sus grandes objetivos, aliviar el sufrimiento de los enfermos en sus últimos momentos. Para ello, el texto introduce una serie de derechos para los pacientes entre los que destaca el de la sedación paliativa. Podrán hacer uso de esta opción las personas que se encuentren en situación grave e irreversible, terminal o de agonía, en casos médicamente indicados, aunque ello implique «un acortamiento de la vida». La ley también recoge, con la intención de acabar con una posible inseguridad jurídica, una serie de deberes para los profesionales. Las infracciones muy graves serán sancionadas con hasta 600.000 euros.

Seguir leyendo

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

Los asturianos que han declarado su testamento vital se duplican en un lustro