Ni en la fiesta hay igualdad

Luis Ordóñez
Luis Ordóñez REDACCION

ASTURIAS

Una representación delante del jurado del desfile de Les Carroces de Valdesoto.Una representación delante del jurado del desfile de Les Carroces de Valdesoto
Una representación delante del jurado del desfile de Les Carroces de Valdesoto A. Cabeza

Un estudio de la Universidad de Oviedo indaga en las divisiones por género en los trabajos de preparación de las fiestas populares

29 ago 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Tampoco en las fiestas somos iguales. Las celebraciones, aún suspendiendo en ocasiones las convenciones sociales, reproducen en ocasiones las distinciones de los roles sexuales y de género. Sin llegar a casos extremos de profundas polémicas y de rechazo a la participación femenina como se han dado en festejos fuera de Asturias como El Alarde de Irún, o los desfiles de Moros y Cristianos en Levante; en el Principado sí se mantiene la tónica de una división muy marcada en los festejos sobre qué le corresponde a cada género. «La fiesta es un reflejo de las mentalidades, de las construcciones culturales que tiene la sociedad que la celebra pero al mismo tiempo también tiene un carácter normativo o pedagógico, también proyecta esos significados y los reproduce y hace que sigan estando vigentes en la sociedad que celebra la fiesta»; lo explica el profesor Enrique Antuña, de la Universidad de Oviedo, que es autor del estudio «De reinas a majorettes: representaciones de la mujer en el ritual festivo de la España contemporánea».

Antuña destacó que en el Principado no se dan casos de exclusión tan marcada como los del Alarde o Moros y Cristianos «porque son fiestas de representación de hechos militares y se considera la vertiente masculina más importantes, y aquí no hay nada parecido». Sí ocurre que hay una distinción en dos aspectos que acompañan los momentos previos a los festejos, el profesor señala que hay una función «de organización, con una responsabilidad amplia como la gestión de recursos económico o la decisión de elementos del programa» y que queda casi siempre en manos masculinas, mientras que otra función de «preparación, con esas labores que hay que hacer para que la fiesta funcione pero que no conllevan tanta responsabilidad, al menos de cara al público, que son menos visibles; y que son femeninas». En un desfile de carrozas, ellos construyen las piezas, marcan el calendario, pero quedan para ellas, la elaboración de los vestidos de rituales, los adornos florales y, sobre todo, la comida.

El reino de les comadres

En la geografía asturiana se dan menos, o con menos importancia que en otras regiones, fiestas de invierno como las de Santa Águeda, en la que se suelen invertir los roles sexuales, festejos en los que en pequeñas localidades se elegía una alcaldesa (cuando ninguna mujer podía ostentar ese cargo) y el dominio femenino se establecía, al menos, durante un día. Sí hay está la celebración de Les Comadres en Gijón (distinta de la homónima de Pola de Siero), en la que se da una situación similar.