«Hay ganaderos conflictivos que echan la culpa al lobo para cobrar indemnizaciones»

EFE / Lourdes Uquillas MADRID

ASTURIAS

El biólogo Arturo Menor desmitifica el conflicto con el mundo ganadero en su último documental: «Barbacana, la huella del lobo»

25 ago 2018 . Actualizado a las 12:45 h.

«No hay un conflicto real entre el lobo y la ganadería extensiva sino más bien ganaderos y lobos conflictivos», asegura el biólogo y director de documentales de naturaleza Arturo Menor, quien estrenará el 5 de octubre «Barbacana, la huella del lobo». El lobo es el protagonista del segundo documental de Menor, quien define la especie como «emblemática y mitológica» y para cuyo rodaje convivió con pastores de los montes de León, habituados a la convivencia con estos animales «astutos pero a la vez muy desconfiados», explica el director. Tres años tardó Menor en el rodaje de la cinta, con la que quiere demostrar que «no hay realmente un conflicto entre el lobo y la ganadería extensiva sino más bien ganaderos y lobos conflictivos».

Después de su primer proyecto «Wild med: El último bosque mediterráneo», Menor tenía la necesidad de seguir con «un trabajo conservacionista», por ello pensó en indagar en la situación entre el lobo y la ganadería extensiva y plantear las soluciones de los propios ganaderos, explica.

Tras visitar varias zonas de Sierra Morena, Guadalajara, Zamora, Palencia y León, los propios ganaderos le explicaron que «no tenían conflicto con el lobo porque a través de medidas preventivas para evitar ataques, el problema se corregía». Esto le llamó mucho la atención y le inspiró para contarlo, ya que entre las medidas preventivas que utilizaban estaba una tan «simple como la barbacana».