El viento empaña la jornada de playa

Rachas de viento de hasta 50 kilómetros por hora azotan el litoral. Los termómetros en el interior llegaron por encima de los 33 grados

Una bañista se protege del vientro detrás de una piedra en la playa de Xagó (Gozón)
Una bañista se protege del vientro detrás de una piedra en la playa de Xagó (Gozón)

Dos Asturias bien diferenciadas han disfrutado de un domingo, 2 de septiembre, soleado. La del litoral ha estado presidida por el viento, con rachas que han alcanzado hasta los 50 kilómetros horas y que han convertido casi en misión imposible pasar el día en la playa. De hecho, el mar se ha embravecido y en muchos arenales ondea la bandera roja. La del interior, en cambio, ha estrado protagonizada por las elevadas temperaturas. La máxima la ha marcado San Antolín de Ibias con 33,1 grados. Mañana, lunes, el tiempo comenzará a cambiar por la tarde. Tras un primer fin de semana de septiembre con mucho regusto a agosto, llegan las lluvias.

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ha registrado rachas de viento de hasta 51 kilómetros por hora en la estación de cabo Busto y de 49 en cabo Peñas. No obstante, el aire ha sido el protagonista, en mayor o menor medida, en toda la costa. Tanto en Gijón como en Llanes, por citar dos ejemplos más, las ráfagas han superado los 30 kilómetros por hora. Los que más lo han notado han sido los bañistas que esperaban disfrutar de una jornada playera. El cielo despejado y la previsión de temperaturas altas eran los mejores indicios de que el día era el adecuado. Pero había un factor más a tener en cuenta: el viento.

La web del 112 Asturias recoge, además, que se han izado banderas rojas en un buen número de playas. De Fexulfe a Bayas, además de playa España o Andrín, el baño ha estado prohibido. No obstante, la bandera más extendida este 2 de septiembre ha sido la amarilla, lo que obligaba a pegarse chapuzones con precaución. El mar tenía una temperatura apetecible pero más baja que en las últimas semanas, oscilaba entre los 18 y los 19 grados.

El interior ha estado, en cambio, bajo el influjo del calor. En Ibias se alcanzaron los 33,1 grados. Aller, Tineo y Pola de Somiedo estuvieron por encima de 31. Oviedo rozó los 28 grados. Aunque el viento también se dejó notar, la sensación térmica era superior. 

La situación cambiará mañana. Los intervalos nubosos irán ganando terreno y la lluvia será probable por la tarde, en la cordillera. Pueden registrarse tormentas. Las temperaturas descenderán, sobre todo, las máximas. El viento no desaparecerá del todo. El martes, 4 de spetiembre, se intensificará el mal tiempo, fundamentalmente por la tarde. 

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El viento empaña la jornada de playa