Las discrepancias sobre la identidad asturiana marcan el inicio del curso político

Los grupos debate sobre monarquía, lengua y sus prioridades para el último año de la legislatura en el pleno institucional

Los grupos guardan un minuto de silencio en el pleno institucional del Día de Asturias
Los grupos guardan un minuto de silencio en el pleno institucional del Día de Asturias

Redaccion

Con una triple conmemoración en el 8 de septiembre de 2018 para el Día de Asturias, la del nacimiento del Reino Astur, el coronamiento de la Virgen de Covadonga y el del parque Nacional de Picos de Europa, cada cual pudo elegir por la apuesta identitaria con la que sentirse más cómodo en el pleno institucional de la Junta General y que sirvió también para abrir el curso político ya que cada partido, con un discurso sin límite de tiempo, apuntó las que serán sus prioridades en este último año de legislatura. Muchos discursos tocaron lo indentitario incluso para referirse al ámbito nacional y a la crisis soberanista catalana.

Con un recuerdo generalizado, presente en todas las intervenciones para las víctimas del accidente de autobús en Avilés y en cuyo recuerdo se guardó un minuto de silencio al comienzo del acto, los partidos expusieron sus prioridades y chocaron en planteamientos sobre la lengua asturiana y el carácter político y religioso de todas las celebraciones que coinciden en el 8 de septiembre. Si el portavoz de Foro, Pedro Leal se lamentaba mientras repetía malas estadísticas económicas de la comunidad que «la minería llegará a su fin, si la Santina no lo remedia, este año», mientras que su homólogo en IU, Gaspar Llamazares ceñía sus declaraciones sobre el Día de Asturias «a lo histórico político y dejo para otros otras referencias». Si Podemos, por boca de Enrique López, lanzaba en asturiano una feroz crítica a que la visita de los reyes acapara, a su juicio, la atención de las autoridades, frente a los «problemas reales de la gente», desde el PP Mercedes Fernández replicaba con vehemencia que la llegada de la princesa Leonor «es un orgullo para la mayoría de los asturianos» y remarcaba su oposición rotunda a que se llegue a debatir la oficialidad de la lengua asturiana afirmando que no había podido entender «en su integridad» el discurso de Podemos «por no usar el castellano que es la lengua en la que siempre nos hemos entendido todos».

El portavoz socialista, Marcelino Marcos destacó en su intervención que, a la hora de abordar el debate territorial (y la financiación autonómica será un asunto clave a partir del otoño) sólo de puede «concebir la identidad como la pertenencia a una comunidad que tenta como única bandera el desarrollo de los mismos derechos para cada uno de sus miembros». En el temor de que pueda haber en los próximos meses acuerdos bilaterales con determinadas comunidades se cebaron los responsables de Ciudadanos, Nicanor García, que calificó el Gobierno de Pedro Sánchez de «peligro para Asturias»; y también el PP desde donde se dijo que el presidente favorece a determinados barones, como Puig en Valencia.

Para Foro los tres centenarios «pasan desapercibidos» en su opinión por el «desinterés» del Ejecutivo autonómico en en su patrimonio cultural: Para Podemos si Asturias tiene una tradición es la de «la rebeldía y la resistencia». El portavoz naranja, que citó a Paulo Coelho, dio por seguro que de nuevo se repetirá este 2018 el desencuentro de los grupos progresistas de la cámara que ha marcado toda la legislatura. Llamó Llamazares al conjunto de los tres grupos, también a Podemos y PSOE, a buscar el pacto aún en este último año y recordando el asesinato del concejal de la coalición en Llanes, Javier Ardines apeló a hacer de su memoria «una reivindicación de la política como arte de lo común». No parece que vaya a ser sencillo, el portavoz de Podemos señaló a continuación que el parlamento tenía una «incidencia reducida»  en la vida de la gente y que había bloqueado cambios.

Ejemplo de esa abismo que aún separa a los grupos es que el portavoz socialista señaló en su comienzo que los últimos años había «prendido una dinámica viciada de impostura, e incluso de rencor» que, en su opinión «tiene mucho que ver con el ansia de protagonismo y la firme determaanción de algunos grupos no propiciar éxitos al Gobierno de Asturias». 

Cerró el acto el presidente de la cámara, Pedro Sanjurjo, que citó las tres conmemoraciones y destacó que en el pasado símbolos como Covadonga habían tratado de ser apropiados por el nacionalcatolicismo una «manipulación interesada de quienes, durante décadas, trataron de hacer de este sitio y de sus significación un signo excluyente, asociado a una historia bien alejada de la virtud del lugar y de su tradición secular». 

Valora este artículo

4 votos
Comentarios

Las discrepancias sobre la identidad asturiana marcan el inicio del curso político