El Gobierno de Asturias, decepcionado con el rechazo del PSOE al veto al cierre de las térmicas

El Principado recalca que la clausura de las plantas no puede depender «en exclusiva del libre albedrío empresarial»

Reunión del Consejo de Gobierno de Asturias
Reunión del Consejo de Gobierno de Asturias

Redaccion

El Gobierno asturiano ha reiterado este miércoles su postura favorable a articular una norma para que sea el Ejecutivo el cierre de centrales de generación eléctrica, un planteamiento que el PP llevó este martes al Congreso de los Diputados y que fue votado en contra por los diputados del PSOE, entre otros grupos. El consejero de Presidencia y portavoz del Ejecutivo autonómico, Guillermo Martínez, destacó que el gobierno asturiano «siempre ha sido muy claro y ha tenido la misma postura» desde que Iberdrola anunciara hace meses su intención de cerrar la térmica de Lada; y añadió que «en un sector oligopolístico como el eléctrico, sujeto a la regulación, invocar a la libertad de empresa como valor máximo equivale a desconocimiento o distracción».

El consejero, quien ha subrayado la necesidad de que el regulador vele por la seguridad del suministro, el precio y el impacto ambiental, ha insistido en que el Gobierno asturiano es partidario de que las decisiones sobre la apertura o el cierre de las instalaciones de generación «no dependan en exclusiva del libre albedrío empresarial», de modo que «el Gobierno tenga la última palabra» remarcando que «este planteamiento se puede sostener desde cualquier punto de vista y mucho más desde la izquierda», ha añadido. En el debate celebrado ayer martes en el Congreso, la diputada socialista Pilar Lucio, criticó la propuesta del PP, entre otros argumentos, porque «puede contradecir los principios generales de libertad de empresa y va en contra de lo acordado en el Parlamento europeo y el consejo de la Unión Europea respecto al paquete de invierno».

El Gobierno asturiano, presidido por Javier Fernández, ya había respaldado al exministro de Energía, Álvaro Nadal (PP), en su intención de impulsar una ley para impedir el cierre de centrales de generación. Fue a raíz del anuncio de Iberdrola del cierre de sus centrales térmicas, una de ellas ubicada en Asturias. Sin embargo, los votos del PSOE, partido que también gobierna en Asturias, junto a los de otros grupos como Unidos Podemos, Ciudadanos o PNV en el Congreso sirvieron para rechazar la tramitación de una ley de esas características.

Cuando se le ha preguntado por la explicación de esa disparidad de criterios entre dirigentes del mismo partido, Martínez ha insistido en que la posición del Gobierno asturiano «no ha variado», es «coherente», «firme» y «clara». 

Ha advertido que para el Ejecutivo autonómico asturiano es «inaceptable» cualquier propuesta de transición energética que se base en el cierre «precipitado» de centrales térmicas.

En cuanto a si el Gobierno asturiano tiene previsto algún tipo de acción para superar esas diferencias con el PSOE, Martínez ha recordado que ya ha trasladado sus planteamientos en diferentes ocasiones al Gobierno de España.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El Gobierno de Asturias, decepcionado con el rechazo del PSOE al veto al cierre de las térmicas