El profesor asturiano que hizo caer a un rector por plagio aún espera sentencia

Ignacio Fernández Sarasola sigue pugnando para que se retiren «la cátedra y los sexenios» a Fernando Suárez por la presunta reproducción ilegal de un trabajo de investigación suyo

El rector de la Universidad Juan Carlos I, Fernando Suárez, hijo del historiador gijonés Luis Suárez.El rector de la Universidad Juan Carlos I, Fernando Suárez, hijo del historiador gijonés Luis Suárez
El rector de la Universidad Juan Carlos I, Fernando Suárez, hijo del historiador gijonés Luis Suárez

Ignacio Fernández Sarasola ha vivido en propia carne académica el trance de ver plagiado su trabajo como investigador. Así, al menos, se está investigando en los tribunales que intentan esclarecer la presunta batería de plagios que acabó costando el cargo al entonces rector de la universidad Rey Juan Carlos, Fernando Suárez. Entre otros textos, el hijo del historiador y exdirector de la Fundación Francisco Franco, el gijonés Luis Suárez, habría reproducido sin cita ni permiso páginas enteras del artículo La primera Constitución española: El Estatuto de Bayona, publicado por el profesor de Constitucional de la Universidad de Oviedo en 2003. Fernández Sarasola tiene claro que la dimisión no es bastante y sigue esperando la resolución del proceso penal abierto por la Fiscalía de Madrid por delito contra la propiedad intelectual, aparte de la demanda civil por daños y perjuicios interpuesta por otro de los presuntos plagiados.

«Las cosas de palacio van despacio», se resigna Fernández Sarasola, que también ha presentado junto a los otros investigadores afectados por este presunto expolio intelectual «una queja ante el Defensor del Pueblo, que ha pedido más pruebas». La pretensión del asturiano no pasa por satisfacciones o restituciones particulares, sino por el afán de que el caso se resuelva con medidas contundentes que sirvan para disuadir a futuros potenciales plagiadores. «Estamos empeñados en que se le retire la cátedra y se le revisen los sexenios», señala, aludiendo a los complementos retributivos contantes y sonantes que un investigador percibe por trabajos como los que contenían los supuestos plagios.

«Lo que no puede ser es que haya personas que medran a base de hacer este tipo de cosas; que no solo llegan a ser profesores, sino rectores, como en este caso, algo inadmisible, y en la universidad pública, aún más», argumenta Fernández Sarasola, que ahora espera a que se resuelva el proceso judicial para dar el siguiente paso. «Si es a favor nuestro, alizaremos las acciones pertinentes para que se retiren esos méritos académicos»

Valora este artículo

4 votos
Comentarios

El profesor asturiano que hizo caer a un rector por plagio aún espera sentencia