La izquierda ve en la última abstención de Podemos un mal augurio para el presupuesto

Luis Ordóñez
Luis Ordóñez REDACCION

ASTURIAS

La consejera de Hacienda, Dolores Carcedo (c), el portavoz de IU, Gaspar Llamazares (i) y el portavoz socialista, Marcelino Marcos Líndez (2d) al inicio de la reunión de la Junta de Portavoces del Parlamento asturiano.
La consejera de Hacienda, Dolores Carcedo (c), el portavoz de IU, Gaspar Llamazares (i) y el portavoz socialista, Marcelino Marcos Líndez (2d) al inicio de la reunión de la Junta de Portavoces del Parlamento asturiano. J.L.Cereijido

El PSOE llama a dejar «el pesimismo» e IU reprocha a los morados que «son incapaces de llegar a ningún compromiso»

17 sep 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

La Ley de Transparencia, la norma de más relevancia de la legislatura aprobada en la Junta General, salió adelante el pasado viernes con un respaldo casi unánime de la cámara. El texto, que se arrastró durante la práctica totalidad del mandato vigente (e incluso parte del anterior), llegó a la cámara con aportaciones de todas las fuerzas parlamentarias pero no logró que todas la respaldaran en el momento final. Podemos, que ya abstuvo en la votación de la comisión que emitió su dictamen, optó también por una posición neutra en la puesta de largo de la ley. La norma --que se presenta como un instrumento fundamental de lucha contra la corrupción y que regula el funcionamiento de los «grupos de interés», los lobbies-- no fue, a juicio de los morados, suficientemente ambiciosa como para contar con su apoyo explícito. Sin embargo, este posicionamiento ha despertado un mal augurio en los grupos progresistas de la cámara de cara al último intento de pactar unos presupuestos antes de las elecciones autonómicas. Si ni siquiera Podemos es capaz de apoyar una ley como la de Transparencia, piensan, las posibilidades de que, de nuevo, naufraguen las negociaciones de las cuentas de la comunidad se hacen más certeras.

Desde el grupo parlamentario socialista no han querido hacer sangre y mantienen las esperanzas de que pueda llegarse a un acuerdo una vez que comiencen los encuentros entre los grupos. Sin querer hacer extrapolaciones hacia el futuro, se remitieron en todo caso, a la intervención de su diputado Marcos Gutiérrez Escandón durante el debate sobre la Ley de Transparencia. Allí apeló al consenso de todos los partidos con representación en la cámara, pero dirigiéndose a Podemos señaló que «ojalá deje el pesimismo que ellos tienen y con el que pretenden arrastrar a todos los asturianos, la impostura y depresión y trabajen por Asturias».

Más duro fue el portavoz de Izquierda Unida, Gaspar Llamazarez, para quien la actuación de los morados sí sienta un mal precedente. «Son incapaces de llegar a ningún compromiso. En política no se puede vivir solo de las banderas y los himnos», señaló el diputado quien consideró que «no es un buen antecedente del presupuesto» lo sucedido el pasado viernes en el pleno ya que «ni siquiera recogiendo una buena parte de sus propuestas son capaces de comprometerse».