Castropol y Ribadeo rechazan el radar del puente de los Santos

Los alcaldes de ambos concejos no creen que el número de accidente justifique su colocación. Reclaman su mejor iluminación para ganar en seguridad


La Dirección General de Tráfico pondrá en funcionamiento el próximo lunes un nuevo radar de tramo, está vez en el límite entre Asturias y Galicia. Será en la autovía del Cantábrico, en el puente de los Santos, una infraestructura y un tramo más vistoso y llamativo que peligroso, a tenor del los contadísimos accidentes ocurridos en los últimos años. De hecho, la mayor parte de incidentes se dieron por los baches que periódicamente afloran en la calzada, provocando roturas de cubiertas de ruedas y abolladuras en las llantas que en algunos casos llegaron a ser denunciados por los dueños de los coches. También hubo accidentes de ciclistas, al circular por las aceras, por los defectos en éstas. Por ello, no es de extrañar la perplejidad que provoca en ambas partes de la ría entre los vecinos del occidente de Asturias y en la Mariña la instalación de este radar, latente desde hace días en las redes sociales.

La noticia de que se iba a poner en marcha el radar era esperada. Lo que se ignoraba era si se iba a mantener el límite de velocidad actual, de 120 kilómetros por hora, o reducirlo. Finalmente, se ha mantenido. Al ver que no hay un afán recaudatorio evidente, la crítica generalizada es que hay tramos aparentemente más peligrosos, donde en principio la ubicación de un radar de tramo estaría más justificada. Tráfico sostiene que este radar tiene por objetivo la reducción de los accidentes mediante un control del cumplimiento de los límites de velocidad.

El alcalde de Castropol, José Ángel Pérez, no deja lugar a dudas con su posición. «Considero ilógico e innecesario la ubicación de este radar porque es una zona donde no se han registrado accidentes y que por ello parece segura sin necesidad de tomar ningún tipo de medida adicional. De hecho, Tráfico va a mantener el límite de velocidad en los 120 kilómetros por hora. Creo que ese radar estaría mejor ubicado en otros lugares y no en el puente», ha señalado.

Tampoco vacila el alcalde de Ribadeo, Fernando Suárez: «No ha habido accidentes en los últimos años derivados del exceso de velocidad. También es cierto que  mantienen los 120 kilómetros hora, que es lo máximo a lo que se puede circular en cualquier tramo, así que están en su derecho de ponerlo y no tenemos nada que decir. Pero yo estoy preocupado porque cumplan la palabra dada y el puente vuelva a tener luz. Porque la mayor inseguridad no la veo por el exceso de velocidad sino por la falta de luz. Es lo más importante».

El radar de tramo controlará la velocidad entre el punto kilométrico 505,90 y el 508,280, sentido creciente; y entre el punto kilométrico 506,200 y el 505,050 sentido decreciente, y se pondrá en marcha días después de que Javier Herrero Lizano, director general de Carreteras, informase al Concejo de Ribadeo de que Fomento ha realizado un estudio para poder volver a iluminar el puente de los Santos por las noches, anunciando que se hará en breve. De ser así, este simbólico punto de unión entre Asturias y Galicia recuperará su iluminación tras 9 años a oscuras.

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

Castropol y Ribadeo rechazan el radar del puente de los Santos