Cuatro males de la justicia en Asturias

Vidau reivindica la independencia judicial frente a los intereses políticos

Vidau, en la apertura del año judicial
Vidau, en la apertura del año judicial

La politización de la justicia, la falta de equipos psicosociales, las escasas actuaciones que prosperan en delitos de odio a través de las redes sociales y un modelo organizativo obsoleto, con 18 partidos judiciales más propio de otra época. Son algunos de los principales males que aquejan al sector judicial, las denuncias que han protagonizado la apertura del año judicial celebrado en Oviedo.   

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) ha defendido hoy la independencia del poder judicial frente a los «vaivenes e intereses políticos» para evitar que haya ciudadanos de «primera o segunda» en función de la comunidad autónoma donde residan.

En el acto institucional de apertura del año judicial celebrado en Oviedo, Vidau ha expuesto las fortalezas y debilidades del sistema judicial y ha incidido en que la Justicia sigue siendo la «gran olvidada» porque las propuestas que realizan para su mejora no han encontrado destino «real» hasta el extremo de convertirse en tópicos o lugares comunes que vuelven a escuchar «en cada convocatoria electoral», informa EFE.

Ha incidido en que la Justicia ha de construirse sobre un consenso amplio que asegure que, con independencia de quien gobierne «en Madrid o en la comunidad autónoma» sea un servicio público esencial, al igual que lo puedan ser la sanidad o la educación.

El presidente del TSJA ha pedido que se refuerce la imagen de independencia de los jueces y la credibilidad del sistema, evitando cualquier situación que pueda hacer pensar en una justicia politizada o en la judicialización de la política.

Vidau ha planteado la necesidad de crear un plan de inversiones para asegurar una justicia «ágil, eficaz y de calidad», asignado un porcentaje de los presupuestos y exigiendo que cada reforma legal vaya acompañada de una memoria económica, auditado por expertos «independientes» y un proceso de implantación que sea «adecuado a las circunstancias».

Además, ha vuelto a reivindicar el diseño de un nuevo modelo organizativo, al considerar que no tiene sentido que actualmente el territorio del Principado siga dividido en 18 partidos judiciales, una cantidad que considera excesiva, lo que repercute en un mal aprovechamiento de los recursos.

El presidente del TSJA ha resaltado la necesidad «imperiosa» de solucionar la escasez de equipos psicosociales, al calificar de «inadmisible» el hecho de que los informes tarden hasta un año en emitirse, pese a que se solicitan para causas que afectan a colectivos vulnerables como menores, mujeres víctimas de violencia machista o situaciones familiares complejas.

Vidau ha aprovechado el último discurso que pronuncia en la apertura del año judicial como presidente, al finalizar su mandato, para agradecer al gobierno regional y especialmente al jefe del Ejecutivo, Javier Fernández, su «elevada consideración institucional» hacia la Justicia.

Previamente, ha intervenido la fiscal superior del Principado, María Esther Fernández, quien ha considerado «imprescindible» el desdoblamiento de la Fiscalía Superior de Asturias, con la creación de la Fiscalía Provincial.

La fiscal ha mostrado su preocupación por las frecuentes dilaciones que se produce en los procedimientos de trata de seres humanos, donde las víctimas no mantienen sus declaraciones por temor a represalias o se ausentan del país, así como por las escasas actuaciones que prosperan en delitos de odio a través de las redes sociales.

María Esther Fernández ha asegurado que a pesar de que manifiestan su más absoluta repulsa por estas actitudes, finalmente deben acordar o solicitar el archivo al tratarse de expresiones «éticamente deleznables pero no de contenido delictivo».

Asimismo, ha pedido un mayor compromiso de las administraciones en la investigación de los delitos sobre el patrimonio histórico.

El año pasado se incoaron en Asturias 46.054 procedimientos por delitos y uno de los datos más llamativos es que, en materia de corrupción, la Fiscalía ha advertido que «no bajará la guardia», dado que el 70,4% de las causas de corrupción finalizaron con acusaciones y en el 81% de los casos con condena, una situación que «va creciendo cada año», ha ratificado.

Asturias presenta una tasa de litigiosidad de 122'9 por cada mil habitantes, frente a los 179'7 de media nacional, según los datos del TSJA.

Los delitos que más se repiten en Asturias son contra la vida e integridad de las personas (44%) y han disminuido los delitos de homicidio doloso, contra el patrimonio y el orden socioeconómico y los delitos contra la libertad e indemnidad sexual.

Por el contrario, se han incrementado los delitos de agresiones sexuales, contra la Administración de Justicia, y los casos de maltrato a padres.

Comentarios

Cuatro males de la justicia en Asturias