Oviedo

Entre lemas reivindicativos en sus pancartas tales como «Ni coronas ni corinas», «Ni gente sin casas, ni casas sin gente», «Presos políticos libertad» o «¡Viva la lucha de la clase obrera!» ha transcurrido la ya tradicional manifestación republicana de Oviedo. Una vez más, el lugar elegido ha sido el Teatro Campoamor. El día, el de la ceremonia de entrega de los Premios Princesa. La afluencia de manifestantes ha perdido fuerza en los últimos años y cada vez son menos, pero su mensaje se ha escuchado alto y claro.

Unas trescientas personas se han reunido para protestar en la plaza de La Escandalera a ritmo de la banda de música, silbatos y gritos de protesta (estos dos últimos han sonado bien fuerte a la entrada de los Reyes en el teatro Campoamor). Ni siquiera el día nublado amenazante de lluvia ha estropeado la concentración con gente de todas las edades que ha querido dar su opinión a cerca del por qué están ahí y qué quieren lograr. «La manifestación más que nada es para visualizar cómo estamos. No estamos en contra de los premiados, porque muchos de ellos son referentes. Estoy en contra de la parafernalia y el montaje que hacen. Solo visualizan Asturias cuando hay una cosa así y se ocultan todos los problemas que hay al rededor. No me gusta que vengan los reyes no los quiero, no los reconozco», afirmaba una de las presentes. Si en algo pueden estar de acuerdo todos ellos es que «los reyes no nos representan» pues ese ha sido el testimonio de muchos de los asistentes a la protesta.

Entre los más jóvenes, un chico ha querido puntualizar que «la monarquía se ha quedado obsoleta. Claramente tiene unas raíces franquistas que cualquiera que estudie y analice la historia de España se dará cuenta. Seguimos todavía como años atrás en muchos aspectos y es hora de salir y organizarnos para protestar». Su amiga portaba una pancarta que rezaba «quién quiere paz no trafica con armas. Monarquía igual a corrupción» criticando la venta de armas a Arabia Saudí. Algo que también comparten los más mayores, pues Peláez Prado, un amable pensionista que tuvo un negocio de construcción afirmaba que: «estos reyes son unos corruptos, viven de la sangre y los esfuerzos de los trabajadores. No se preocupan de la cultura solo aparentan. Creen que son los dueños de España».

Dentro de la manifestación había distintos colectivos, como asociaciones de pensionistas reivindicando «¡pensiones públicas dignas ya!» el Partido Comunista, las marchas de la dignidad del 22 M, cuyo lema aparecía en letras grandes sobre un fondo amarillo «emburriando un cambiu social». Uno de los integrantes de ellas, en este caso Javier Arjona, de Sol de Paz Pachacuti, ha resumido la protesta diciendo que «estamos de solidaridad de las causas obreras con dificultades, de los desahucios, nos pone de acuerdo la monarquía para protestar en contra de todas las desigualdades que hay en el pais». También ha querido enfatizar que protestan en contra de la subida de sueldo de los reyes «que se suban el sueldo como han hecho hace un mes, con ese porcentaje que para ellos supone miles y miles de euros mientras la gente de a pie sobrevive con pensiones bajas, por los suelos». Y por supuesto también ha habido gritos y protesta por la situación de Alcoa «la privatización es robo y corrupción».

Comentarios

«Ni coronas ni Corinas»