Dos empresarios, acusados por la explosión que mató a un trabajador en Salas

La Fiscalía les acusa de no adoptar las medidas de seguridad necesarias en la reparación de una grita de un camión cisterna

Juzgados de Oviedo
Juzgados de Oviedo

Redacción

La Fiscalía del Principado de Asturias solicita una condena de un año y tres meses de prisión a dos empresarios por la muerte de un trabajador en una explosión durante la reparación de una grieta en un camión cisterna en un taller en Salas, en 2014. Además, pide una pena de nueve mese de prisión para uno de los dos acusados por un delito contra los derechos de los trabajadores, inhabilitación especial para el ejercicio de profesión de administrador de empresas y gerente durante el tiempo de la condena y 8 meses de multa con una cuota diaria de 30 euros, con responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago. Considera que los hechos son constitutivos de un delito contra la vida y la salud de los trabajadores y otro de homicidio por imprudencia grave. La vista oral se celebrará en el Juzgado de lo Penal número 2 de Oviedo.

El Ministerio Fiscal sostiene que, el 22 de julio de 2014, en las instalaciones de una empresa situada en Villazón, Salas, el principal acusado, administrador de la misma y responsable de todas las decisiones que se tomaban en ella, incluidas las referentes a seguridad de sus empleados, encomendó a dos de sus trabajadores que procediesen a reparar una grieta en un remolque cisterna, propiedad de la empresa que se dedicaba al transporte de gasóleo y gasolina. El remolque cisterna fue llevado a reparar a una segunda empresa de la que era propietario el segundo acusado, según informa Efe.

Aunque sabía el destino de la cisterna, y de la existencia de gasóleo y/o gasolina en su interior, el fiscal apunta que no se adoptaron las medidas pertinentes para que la cuba fuese llevada al taller correctamente lavada, pese a conocer la obligación de hacerlo. Para la realización de esta tarea, el trabajador que resultó herido en una brazo se situó en la escalera de acceso al interior de un compartimento estanco del remolque para suministrar útiles al trabajador fallecido, de 30 años, quien se introdujo en ese compartimento con una máscara facial unida a una manguera de suministro de aire, así como con una amoladora radial pulidora que debía utilizar para esmerilar la rotura metálica con carácter previo a soldarla. Pocos segundos después de encender la amoladora se produjo una explosión en el interior del compartimento estanco, que provocó el fallecimiento del trabajado así como quemaduras en un brazo del otro operario.

El accidente se produjo porque pese a que el acusado principal, conocedor de que se trataba de un espacio con riesgo para los trabajadores, no adoptó las medidas pertinentes para garantizar la seguridad de las personas a quienes ordenó la reparación de la cisterna, o al menos, no adoptó las medidas pertinentes para cerciorarse de que podían realizar la reparación, y para establecer medidas de seguridad que evitasen riesgo para la vida y salud de sus trabajadores.

La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito contra la vida y la salud de los trabajadores y otro de homicidio por imprudencia grave. En concepto de responsabilidad civil, el Ministerio Fiscal solicita que los acusados, conjunta y solidariamente, indemnicen al Servicio de Emergencias del Principado de Asturias en la cantidad de 4.853,71 euros por los gastos de asistencia

Comentarios

Dos empresarios, acusados por la explosión que mató a un trabajador en Salas