Dos proyectos escolares asturianos para salvar el planeta

El distintivo Triple Erre de Cogersa galardona al IES Luces de Colunga y al CP Elena Sánchez Tamargo de Pola de Laviana

El gerente de Cadasa, Julio Pérez; el gerente de Cogersa, Santiago Fernández; el director general de Ordenación Académica Francisco Laviana, y el viceconsejero de Medio Ambiente, Benigno Fernández Fano. / IVÁN MARTÍNEZ
El gerente de Cadasa, Julio Pérez; el gerente de Cogersa, Santiago Fernández; el director general de Ordenación Académica Francisco Laviana, y el viceconsejero de Medio Ambiente, Benigno Fernández Fano. / IVÁN MARTÍNEZ

Redacción

La Educación como herramienta para salvar el planeta. La Red de Escuelas de Reciclaje, establecida por Cogersa, apuesta por la comunidad escolar como foco de concienciación sobre la necesidad de preservar el medio ambiente y la sostenibilidad. El IES Luces, de Colunga, y el CP Elena Sánchez Tamargo, de Pola de Laviana, recibieron la Triple Erre de Cogersa por la excelencia de los dos proyectos presentados al concurso, que aunaban los métodos pedagógicos de enseñanza con el respeto a la naturaleza y el afán de conservar el ecosistema.

Las canoas son uno de los ejes que vertebran el proyecto del instituto de Colunga. Y es que la conservación del río Sella es una de las actividades diseñadas para concienciar sobre la necesidad de preservar el medio ambiente, combinando deporte físico con enseñanzas sobre sostenibilidad. Además, otra labor implementada dentro del proyecto presentado a Cogersa es la gestión eficiente de los residuos.

Mediante el reciclado y el compostaje, los alumnos del centro aprenden a reutilizar los restos de productos, convirtiéndolos en herramientas lectivas, como los tapones que se emplean para ayudar a los niños a hacer operaciones matemáticas. Por otra parte, se aprovechan de los restos de productos usados, como puede ser los alimentos o el aceite de la cocina, para darles un uso a posteriori. En el primer caso, para el compostaje que se pone en práctica en el colegio. En el segundo caso, se transforma dicho aceite en jabón de baño que se vende para costear el viaje de fin de curso.  

Un centro referente

El IES Luces es uno de los centros escolares referentes en impartir cursos formativos de Gestión Natural y del Medio Natural, y trata de inculcar a los jóvenes el compromiso con el medio rural asturiano y su protección. Por ello, forman parte de la Red de Escuelas por el Reciclaje desde 2007, y son reconocidos por el Ministerio de Educación con el sello de Vida saludable y por el Consejo de la Producción Agraria Ecologica del Principado de Asturias (Copae)

Respecto al CP Elena Sánchez Tamargo, la entidad recibió el reconocimiento Triple Erre por su proyecto Hazlo verde. El reciclaje y la colecta de residuos son las dos patas principales que vertebran este plan, que pone su foco en la reutilización de materiales para ser utilizados luego en las actividades escolares, como la decoración del colegio durante la celebración de la fiesta de Halloween, empleando productos reciclados.

Otra novedosa forma de concienciar sobre la importancia de reducir el uso de papel para una mejor preservación del medio natural es la integración de las nuevas tecnologías en este proyecto. Mediante el uso de aplicaciones, que sustituyen a los avisos por medios impresos, los alumnos permanecen al tanto de las novedades del centro. A través de la mezcla entre métodos clásicos de conservación del medio ambiente, y la introducción de innovaciones tecnológicas, los jóvenes participantes en el proyecto pueden realizar una política de gestión y uso de recursos más eficiente y transversal.

La solidaridad de este centro no solo se dirige al medio ambiente. Mediante campañas como Movilízate por la selva, reciclan teléfonos móviles y ropa a través de varias ONGs. Una de sus actuaciones ha servido para salvar a dos chimpancés que sufrieron malos tratos y que ahora pueden disfrutar de una vida mejor gracias al trabajo de estos jóvenes escolares.

Ejemplos

El CP Elena Sánchez Tamargo forma parte de la Red de Escuelas para el Reciclaje desde 2007, y ha participado activamente año tras año en programas como Familias con clase, implicando a las familias en elaborar recetas con sobras en el programa de Cogersa para las Ampas, Familias con clase, hasta la Semana Europea de la Prevención de Residuos.

Dos claros ejemplos de cómo Educación y Reciclaje van de la mano en la preservación del medio ambiente, formando la conciencia de jóvenes sobre la necesidad de proteger el ecosistema. Gracias a proyectos como los dos anteriormente citados, cada vez es más visible y reconocible esta cuestión dentro de las generaciones venideras, que adquieren una conciencia ecológica a edades más tempranas.

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

Dos proyectos escolares asturianos para salvar el planeta