Dos proyectos escolares asturianos para salvar el planeta

Nacho G. Ruano REDACCIÓN

ASTURIAS

El gerente de Cadasa, Julio Pérez; el gerente de Cogersa, Santiago Fernández; el director general de Ordenación Académica Francisco Laviana, y el viceconsejero de Medio Ambiente, Benigno Fernández Fano. / IVÁN MARTÍNEZ
El gerente de Cadasa, Julio Pérez; el gerente de Cogersa, Santiago Fernández; el director general de Ordenación Académica Francisco Laviana, y el viceconsejero de Medio Ambiente, Benigno Fernández Fano. / IVÁN MARTÍNEZ

El distintivo Triple Erre de Cogersa galardona al IES Luces de Colunga y al CP Elena Sánchez Tamargo de Pola de Laviana

23 oct 2018 . Actualizado a las 19:00 h.

La Educación como herramienta para salvar el planeta. La Red de Escuelas de Reciclaje, establecida por Cogersa, apuesta por la comunidad escolar como foco de concienciación sobre la necesidad de preservar el medio ambiente y la sostenibilidad. El IES Luces, de Colunga, y el CP Elena Sánchez Tamargo, de Pola de Laviana, recibieron la Triple Erre de Cogersa por la excelencia de los dos proyectos presentados al concurso, que aunaban los métodos pedagógicos de enseñanza con el respeto a la naturaleza y el afán de conservar el ecosistema.

Las canoas son uno de los ejes que vertebran el proyecto del instituto de Colunga. Y es que la conservación del río Sella es una de las actividades diseñadas para concienciar sobre la necesidad de preservar el medio ambiente, combinando deporte físico con enseñanzas sobre sostenibilidad. Además, otra labor implementada dentro del proyecto presentado a Cogersa es la gestión eficiente de los residuos.

Mediante el reciclado y el compostaje, los alumnos del centro aprenden a reutilizar los restos de productos, convirtiéndolos en herramientas lectivas, como los tapones que se emplean para ayudar a los niños a hacer operaciones matemáticas. Por otra parte, se aprovechan de los restos de productos usados, como puede ser los alimentos o el aceite de la cocina, para darles un uso a posteriori. En el primer caso, para el compostaje que se pone en práctica en el colegio. En el segundo caso, se transforma dicho aceite en jabón de baño que se vende para costear el viaje de fin de curso.