Alcoa sentencia que A Coruña y Avilés son inviables y que ponen en peligro al grupo

«Las plantas adolecen de problemas estructurales sin posibilidad de solución», justifica la multinacional

Marcha para intentar frenar los 369 despidos en Alcoa El anuncio de cierre de la fábrica en la ciudad herculina puede dejar a 369 empleados en la calle. A esta hora recorren la ciudad en ropa de trabajo. Desde la aluminera hasta la Delegación del Gobierno para expresar su malestar y exigir medidas para que la factoría siga funcionando. La empresa argumenta pérdidas pese a haber recibido ayudas por valor de 500 millones en los últimos 4 años

redacción / la voz

Las fábricas de aluminio primario de Alcoa de A Coruña y Avilés no pueden seguir abiertas porque, en tal caso, «generarían pérdidas de explotación millonarias» a la multinacional y pondrían «en peligro la continuidad de las operaciones del grupo Alcoa Inespal en España». Por eso, «resulta inviable dar continuidad a la actividad». Además, las plantas «adolecen de problemas estructurales recurrentes sin posibilidad de solución y no pueden competir en el mercado global». No puede ser más clara la empresa estadounidense sobre el futuro de las dos fábricas, que pinta, como se ve, más que negro. La compañía frustra aún más cualquier esperanza sobre la continuidad de las instalaciones al asegurar: «Se prevé que el negocio de producción de aluminio del Grupo Alcoa Inespal, lastrado fundamentalmente por A Coruña y Avilés, tenga como consecuencia un resultado negativo superior a 100 millones en el 2018. También se prevé que genere pérdidas en el 2019. Ni siquiera la única planta de producción de aluminio que era rentable (Alcoa San Cibrao) generará beneficios al cierre del 2018».

Este es el triste escenario sobre el que mañana miércoles comenzará formalmente el período de consultas con los sindicatos para pactar el despido colectivo de los 686 trabajadores de A Coruña y de Avilés (369 en el primer centro y 317 en el segundo). Las negociaciones durarán un mes. A partir de ahí, cierre. Salvo que ocurra algo durante ese tiempo. Como que el Gobierno logre que Alcoa cambie de opinión.

Fuentes de la empresa no quisieron avanzar qué pasará con las 180.000 toneladas de aluminio primario que producen ambas plantas, si se fabricarán en otro lugar, como San Cibrao, o no. La multinacional posee en la actualidad quince centros en los que elabora ese producto, que quedarán en trece con las bajas españolas. En los últimos diez años se ha desprendido de otras 14, bien vendiéndolas, bien desmantelándolas.

El comité de empresa europeo denunciará a la empresa

Alcoa ha decidido mantener el expediente de despido colectivo para sus plantas de Avilés y A Coruña, por lo que los sindicatos con representación en el comité europeo acudirán a la Justicia holandesa, sede del comité, que en este caso es la competente, por entender que la compañía incumple la normativa europea.

El secretario general de la sección intercentros de CC. OO. en Alcoa, José Manuel Gómez de la Uz, explicó a Efe que llevarán la denuncia lo antes posible porque los sindicatos no van a aceptar que siga adelante un expediente que incumple la normativa europea, ya que el proceso de consultas y de información tendría que haber sido anterior a la toma de una decisión.

En un encuentro celebrado el pasado jueves en Madrid, el comité europeo había emplazado a la dirección a retirar el expediente dentro de un plazo que finalizaba hoy. Según explicaron fuentes sindicales, la empresa expuso los argumentos que la llevan a plantear el cierre de las plantas de Avilés y de A Coruña, que pasan por el precio de la alúmina, la tecnología de las fábricas o el mercado chino. Los sindicatos trataron de rebatir esos argumentos, dado que existen otras fábricas en Europa como las españolas, concretamente en Noruega, menos eficientes, con esos mismos problemas y en las que, sin embargo, no plantean cierres.

«Tenemos todo el apoyo social, ¿y el político?»

mila méndez

A la manifestación pacífica se sumaron empleados de otras industrias de la ciudad como la refinería de Repsol o Ferroatlántica, además de compañeros de Alcoa en Avilés y San Cibrao

Las fundas de trabajo no se quedaron esta vez en la planta. Las cerca de 400 personas que integran la plantilla de la factoría coruñesa de Alcoa vistieron sus ropas de faena en la marcha que protagonizaron ayer por la tarde desde las instalaciones de la aluminera hasta la Delegación del Gobierno en Galicia. Una manifestación pacífica a la que se sumaron empleados de otras industrias de la ciudad como la refinería de Repsol o Ferroatlántica, además de compañeros de Alcoa en Avilés y San Cibrao. Los políticos de las principales formaciones gallegas y los portavoces sindicales tampoco faltaron. Miles de personas, mil según la Policía Local de A Coruña, se unieron a una movilización con un marcado acento familiar. Hijos, parejas, padres, hermanos, amigos y vecinos completaron el segundo tramo del trayecto. La primera pancarta de la marcha, «Déixannos sen futuro», la portaron los niños de Alcoa. Los hijos de la plantilla.

Seguir leyendo

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Comentarios

Alcoa sentencia que A Coruña y Avilés son inviables y que ponen en peligro al grupo