Azsa afirma que ha pagado tres millones en indemnizaciones por las intoxicaciones

La empresa recalca que ha abonado a los afectados las cantidades previstas en el protocolo

Un trabajador en la fábrica de Asturiana de Zinc (Azsa).Un trabajador en la fábrica de Asturiana de Zinc (Azsa)
Un trabajador en la fábrica de Asturiana de Zinc (Azsa)

Redacción

Asturiana de Zinc (Azsa) ha expresado su máxima disposición para alcanzar un punto de encuentro que mejore la situación de los trabajadores intoxicados por mercurio en sus instalaciones, que desde el pasado 30 de octubre permanecen en huelga de hambre, pese a que dice haber cumplido «escrupulosamente» todos los acuerdos. La empresa ha asegurado a EFE que ha cumplido «escrupulosamente» todos los acuerdos alcanzados con ellos, así como sus obligaciones legales, superando las obligaciones exigidas por ley.

La empresa recuerda que se reunió con los huelguistas en el momento en que contactaron con ella. En el transcurso del encuentro, celebrado el pasado viernes, los huelguistas trasladaron a Azsa sus exigencias. La compañía asegura que el protocolo firmado con los trabajadores ha sido cumplido en su integridad, tanto en las condiciones que recogía como en los plazos en que debería desarrollarse. La empresa recalca que ha abonado a los afectados las cantidades previstas en el protocolo, que comprenden ayudas a fondo perdido, gastos médicos particulares y gastos del equipo médico designado.

Azsa asumió, además, el coste de los recargos de prestaciones que estaban suspendidos y pendientes de reclamación, lo que «excede de los 4,2 millones de euros». Adicionalmente, todos los trabajadores afectados por el accidente que lo han solicitado han sido indemnizados, un concepto que ya suma más de 3 millones de euros, asegura la compañía, que recalca que los afectados a los que se les ha reconocido algún grado de incapacidad perciben la pensión correspondiente.

Actualmente, hay cuatro reclamaciones judiciales, entre ellas las de dos de los huelguistas, a quienes no se ha reconocido incapacidad laboral por el organismo competente. Los juicios por su reclamación para fijar la valoración en la cuantía que proceda por sus secuelas están previstos para enero y febrero de 2019, respectivamente. Esta valoración la hacen en exclusiva las aseguradoras y Azsa subraya que no tiene capacidad de intervención alguna. Por su parte, el tercer huelguista tiene reconocida una incapacidad permanente total por la que percibe la correspondiente pensión, y ha recibido las correspondientes indemnizaciones procedentes de IMSA (la empresa auxiliar para la que trabajaban), Azsa y sus aseguradoras, y el recargo de prestaciones capitalizado que incrementa su pensión pública en un 50 por ciento.

Azsa ha reiterado su oferta de colaboración para aliviar la situación económica de estos huelguistas, aunque asegura que hasta el momento no ha recibido respuesta. Respecto de la reclamación de un toxicólogo y un equipo multidisciplinar, los huelguistas han exigido que la empresa ponga a su disposición un especialista en concreto y con carácter vitalicio, sin que les sirva cualquier otra propuesta, afirman desde la compañía.

En este sentido, la empresa dice que la atención sanitaria a los afectados por accidentes laborales corresponde prestarla a las mutuas de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, y que las atenciones que se abonaron por la empresa en el marco del protocolo tenían carácter de urgencia y estuvieron marcadas por la buena voluntad de AZSA de apoyar a los trabajadores, más allá de sus obligaciones.

Comentarios

Azsa afirma que ha pagado tres millones en indemnizaciones por las intoxicaciones