Barbón ve poco «afortunadas» las palabras de Valerio sobre la nacionalización de Alcoa

La ministra de Trabajo descartó la intervención porque «no estamos en un régimen comunista». CCOO reclama que no se descarte ningún escenario


Redaccion

El secretario general de la FSA, Adrián Barbón, ha manifestado este lunes que considera que las declaraciones de la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, rechazando la nacionalización de las plantas de Alcoa de Avilés y A Coruña «no fueron muy afortunadas».

Valerio hacía este domingo unas declaraciones en las que rechazaba de forma tajante que el Gobierno se plantee la intervención de las factorías, como plantean los trabajadores. «No estamos en una economía estatalizada, cómo intervenir la empresa, no estamos en un régimen comunista», zanjó la ministra.

En rueda de prensa Adrián Barbón ha manifestado que quizás la ministra quiso decir que «la nacionalización no lo ve como una solución muy razonable», ya que podría abrir la puerta a que ocurriese lo mismo con otras empresas.

«No se si era eso lo que quería decir, pero sinceramente las declaraciones no me parecieron muy afortunadas. Creo que ella misma igual se da cuenta de ello, igual lo que quería decir era eso. Yo creo que hay soluciones diferentes que se pueden aplicar mucho más rápido, como forzar una venta», ha indicado Barbón.

El propio Partido Comunista de Asturias ha criticado las declaraciones de la ministra a través de un mensaje en su cuenta en twitter destacando que otros países europeos cuentan con empresas públicas.

Tampoco a CCOO de Asturias han gustado las palabras de la ministra. En ese sentido su secretario general, José Manuel Zapico, ha indicado que no es momento de descartar escenarios y la nacionalización es una posibilidad ya que cabe el control público de la factoría.

«Nosotros no descartamos ningún escenario que de una solución para los trabajadores sigan fabricando aluminio de primera calidad en Avilés, con o sin Alcoa», ha indicado Zapico.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Barbón ve poco «afortunadas» las palabras de Valerio sobre la nacionalización de Alcoa