La contradicción de Picos: el parque más rico de España pierde especies

Una investigación con expertos asturianos revela que la reserva nacional más antigua de España ha reducido su biodiversidad y que es necesario estudiar la tendencia

El lago Ercina, en Picos de Europa.El lago Ercina, en Picos de Europa
El lago Ercina, en Picos de Europa

Redacción

Picos de Europa es el parque nacional más rico en mamíferos y uno de los más que más biodiversidad animal conserva, probablemente, ayudado en que fue el primero declarado en España. Sin embargo, ese ecosistema puede verse alterado. Una investigación alerta que es la única zona protegida del país en la que esa riqueza de mamíferos ha disminuido desde el cambio de siglo. Puede tratarse de algo coyuntural o puede responder a otros factores. Por eso los expertos consideran importante realizar un seguimiento, para comprobar si la tendencia negativa continúa.

La pérdida de biodiversidad en la península ha quedado reflejada en dos estudios publicados en las revistas especializadas Current Zoology y PLoS ONE. Esta investigación ha contado con la contribución de Alba Estrada, adscrita a la Unidad de Investigación de Biodiversidad de la Universidad de Oviedo, en el campus de Mieres, que aparece como primera firmante. No obstante, el trabajo global ha quedado adscrito al Laboratorio de Biogeografía, Diversidad y Conservación, del departamento de Biología Animal, de la Universidad de Málaga.

La investigación

Una de las conclusiones más interesantes de estos trabajos, cuando se centra solo en el análisis de los mamíferos es que la biodiversidad dentro de la red de parques nacionales es mucho mayor que fuera del territorio protegido, por lo que su importancia es indudable. Además, destaca que esa riqueza es aún mayor en los parques montañosos ubicados en el norte de España, como es el caso de Picos. Sin embargo, estos parques tuvieron menos áreas favorables en 2015 que en 2002, los dos años tomados como referencia. Así que es necesario programar una evaluación a medio y largo plazo para ver si esa pérdida continúa acentuándose, ya que eso tendría «importantes implicaciones de conservación en los parques montañosos para poder mantener esos altos niveles de diversidad de mamíferos».

De momento, los datos que se han comparado tienen fuentes diferentes. Los correspondientes al año 2002 pertenecen al Atlas de Mamíferos de España. Los de 2015, por su parte, pertenecen a las cifras oficiales del Ministerio de Medio Ambiente. Uno de los artículos tuvo en cuenta 63 especies de mamíferos, estudiados en 15 parques, de los que nueve estaban en la España continental. El segundo analizó 37 especie de vertebrados, en 10 parques continentales. Entre las más representativas de Picos de Europa, estaba el oso y el urogallo.

Si se pone el foco sobre el parque asturiano, justo en el año en el que se está celebrando el centenario de su nombramiento, las investigaciones reflejan que tiene «los valores más altos de biodiversidad para los mamíferos». Este espacio protegido «representa los ecosistemas vinculados al bosque atlántico y es un sistema montañoso caracterizado por la presencia de varias especies diferentes de mamíferos y aves». La conclusión es buena. En el lado contrario de la balanza, con las métricas de biodiversidad más bajas, se encuentran las Tablas de Daimiel y Doñana. Los autores reconoce que no fue «un resultado inesperado» cuando se habla de mamíferos, ya que son más rccios en otras especies. Así las Tablas de Daimiel es un humedal europeo, con «un hábitat excepcional para toda la fauna relacionada con el medio ambiente acuático, especialmente las aves y particularmente las aves acuáticas».  

En alerta

Las primeras luces de alarma saltan cuando se comparan 2002 y 2015. «La riqueza de especies observada aumentó en todos los parques nacionales, excepto en Picos de Europa». Esta es la contundente frase de la investigación. «Vale la pena señalar que el parque con la riqueza más alta es el mismo que simultáneamente disminuyó ligeramente en su riqueza de mamíferos». Cuando la investigación se centra en cotejar la calidad de las áreas más favorables para los mamíferos, entonces no solo pierde Picos de Europa. Ordesa y Monte Perdido, Aigüestortes y Estany de Sant Maurici, Sierra de Guadarrama y Sierra Nevada también arrojaban datos más bajos. De ahí la recomendación de que se preste «especial atención a los parques nacionales españoles montañosos si la intención es mantener altos niveles de diversidad de mamíferos».

La segunda investigación publicada abarca un terreno más amplio que los mamíferos. Estudia la situación de siete anfibios, 15 reptiles, nueve mamíferos y 15 aves. La distribución no es territorialmente homogénea. Algunas zonas protegidas tienen más especies que otras. Picos, nuevamente, está entre los que destaca por su variedad. Los investigadores señalan que su ecosistema alberga anfibios, aves y mamíferos. Entre las especies investigadas, el oso y el urogallo. Este último señala que está entre las cuatro especies españolas en más alto riesgo de extinción.

Este trabajo aporta datos interesantes. Lamenta, por ejemplo, que solo una pequeña parte del territorio favorable para la evolución de las especies estudiadas esté protegido por la figura de los parques nacionales. Esto supone que hay muchas zonas con mucho riesgo de pérdida de biodiversidad.

El origen de las cuevas de Los Lagos se remonta a hace más de un millón de años

Europa Press
Los Lagos de Covadonga, situados en los Picos de Europa son unas hermosas formaciones glaciares que atraen al turismo por su belleza paisajística natural.
Los Lagos de Covadonga, situados en los Picos de Europa son unas hermosas formaciones glaciares que atraen al turismo por su belleza paisajística natural.

El proyecto «Geocave» trata de poner en valor el patrimonio geológico de estas formaciones, que apenas eran conocidas desde el punto de vista científico

El Parque Nacional de Picos de Europa organiza este jueves la presentación de los resultados del proyecto de investigación Geocave. Este estudio realizado entre 2012 y 2016 ha centrado su trabajo en dos cuevas profundas del entorno de los lagos de Covadonga, en la vertiente asturiana del macizo occidental y ha permitido situar el origen de las cuevas en un período de entre 1 y 4 millones de años de antigüedad.

Montserrat Jiménez Sánchez, profesora titular de la Universidad de Oviedo, y el investigador Daniel Ballesteros, darán a conocer los resultados del trabajo Caracterización geomorfológica y geocronológica de cavidades kársticas en el Parque Nacional de Picos de Europa en el centro de interpretación del parque Casa Dago, en Cangas en Onís, a partir de las 11.00 horas. Al acto asistirán, entre otros, el director general de Recursos Naturales, Manuel Calvo, y el director de la parte asturiana del parque, Rodrigo Robledano. El estudio ha sido financiado por el Organismo Autónomo de Parques Nacionales y el Ministerio de Agricultura, Alimentación, Pesca y Medio Ambiente.

Seguir leyendo

Comentarios

La contradicción de Picos: el parque más rico de España pierde especies