Carlos Slim, el propietario de Grupo Carso, máximo accionista del Real Oviedo y que ha eliminado la deuda del club tras años de penurias, tiene una operación financiera en marcha con otro equipo de fútbol. Se trata del Atlético de Madrid, con quien el millonario mexicano tiene buenas relaciones financieras. Porque los rojiblancos han acudido de nuevo al magnate de Carso para conseguir nueva financiación. Más deuda, más plazo y una nueva garantía hipotecaria es lo que ha pedido Cerezo y Slim está por la labor. Inbursa, la entidad financiera de Slim le va a facilitar 200 millones de euros (antes eran 163 millones) al 4% a pagar hasta el 2028. ¿Por qué? Al parecer los gastos de construcción del Wanda Metropolitano se han disparado y han alcanzado finalmente los 320 millones. 120 los pone el club y el resto Slim. En Oviedo ya se conoce lo que supone el sobrecoste de un campo de fútbol. Que se lo pregunten a Gabino de Lorenzo.

Marea con copyright

El caso Marea, que acabó con sentencias de 40 años para los principales encausados en Asturias, entre ellos el exconsejero José Luis Iglesias Riopedre, y que están pendientes de ratificar por el Supremo, sigue coleando. Indirectamente, eso sí. En Galicia, una operación antidroga que la policía nacional ha ejecutado en Santiago ha encrespado a los políticos de En Marea, la coalición política de izquierdas. Luis Villares, su portavoz, ha pedido a la Delegación de Gobierno en Galicia que retire el nombre con la que fue bautizada por perjudicar a su partido y por tratarse de una marca registrada. El tema está en estudio. El bautizo de los operativos policiales tiene mucho que ver con los lugares o la procedencia de las personas investigadas. La Pokémon recibió ese nombre partiendo del lema «Hazte con todos» del conocido videojuego, y la Gürtel, porque es así como se llaman en alemán los cinturones y correas, en referencia al apellido de uno de los cabecillas de la trama, Francisco Correa. En el caso de la operación antidroga de Santiago no se recurrió a un nombre muy original. El caso Marea es un ejemplo, y también otra operación en Jerez en 2016. Ni siquiera es una marca de origen español: en Nicaragua se le puso el mismo nombre a un dispositivo que desmanteló una organización criminal en San Juan de la Cruz que permitió recuperar 700.000 dólares.

Comentarios

Carso, el oviedismo y Cerezo