El saldo de Garzón, según Llamazares: «fracasos y deudas»

Arrecia la escalada verbal entre el diputado autonómico asturiano y la dirección federal, a la que acusa de «laminar la pluralidad» e «insultar» y «despreciar» a Izquierda Abierta

Gaspar Llamazares
Gaspar Llamazares

Gijón

La escalada verbal entre Gaspar Llamazares y Alberto Garzón no remite. Antes al contrario, ahora es el diputado autonómico asturiano y líder de Izquierda Abierta el que acusa al coordinador federal de IU «mentir» y de practicar una «caza de brujas» para ocultar que su estrategia de confluencia con Podemos «solo acumula fracasos electorales y deudas económicas». Después de la renuncia de Llamazares a sus cargos federales, que atribuyó a una «campaña de linchamiento», Garzón realizó unas declaraciones en las que acusó al asturiano de «dimitir en diferido» y «bajar a menudo a Madrid para atacar a IU en los medios y para montar un partido con el que competir» contra él, en relación a la difusión de unas grabaciones en las que Llamazares mostraba su disponibilidad a encabezar lista con la plataforma Actúa. El líder federal había acusado además a Llamazares de llevar «dos año y medio» sin acudir a los órganos de la formación.

A través de un comunicado que recoge EFE, Izquierda Abierta responsabiliza también a dirigentes como Antonio Maíllo, Carlos Sánchez Mato y Joan Josep Nuet de haber «reducido la organización a la mínima expresión en Andalucía, Madrid o Cataluña», por lo que su defensa de IU -añade- «supera lo esperpéntico». A su juicio, la «laminación de la pluralidad y la discrepancia ha sido la tónica dominante de la etapa Garzón», ya que «nunca» ha permitido a los dirigentes de Izquierda Abierta contribuir al trabajo dentro de IU y «desde hace meses se desprecian» sus posiciones y se les «insulta».

Tras apuntar que ninguno de los afiliados de Izquierda Abierta ha recibido requerimiento formal alguno para que aclare su posición, la corriente de Llamazares advierte de que «por mucho que se persiga internamente a los sectores críticos, la dirección de IU no puede impedir que se desarrollen otras formas o fórmulas de hacer política, dado que IU (ni siquiera Unidos Podemos) patrimonializa ni aglutina a toda la izquierda transformadora».

Por otra parte, Izquierda Unida en Gijón intenta poner distancia con el «ruido innegable» generado en torno a toda esta crisis. Así ha descrito la concejala de IU Ana Castaño la polémica, antes de mostrar su «confianza» en que no influya en el resultado de las próximas elecciones municipales de 2019 en Gijón, a las que concurre como número 2 de la lista que encabeza Aurelio Martín. La edil ha hablado, no obstante, de episodios «eventuales» que afectarían «lo justo» en la organización y el electorado gijonés, toda vez que no puede «influir en ellos». «Yo continúo trabajando en el día a día», ha apuntado Castaño, número dos en la lista electoral de IU Xixón, en respuesta a los medios de comunicación durante una rueda de prensa en el Consistorio gijonés.

Paralelamente, ha dicho desconocer en que situación se encuentra la impugnación de las primarias por una parte de militantes de IU Xixón, al considerar que se trató de un proceso «exprés».

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

El saldo de Garzón, según Llamazares: «fracasos y deudas»