Este es el número exacto de urogallos que (aún) quedan en Asturias

La Voz

ASTURIAS

Ejemplar de urogallo macho en Benasque
Ejemplar de urogallo macho en Benasque Gobierno de Aragón

El suroccidente asturiano acumula el 20% de la población. La especie se encuentra en «severa amenaza», según el primer censo completo de la especie presentado

25 ene 2019 . Actualizado a las 11:24 h.

Se sitúan en torno a los 300 ejemplares y se concentran en un área de 350 kilómetros cuadrados de la Cordillera Cantábrica: el 20 por ciento en el suroccidente asturiano -Parque Natural de Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias- y el resto en las comarcas leonesas del Alto Sil y Omaña. Son el último reducto del urogallo cantábrico y viven en una situación de «severa amenaza» que urge medidas para garantizar su supervivencia. Son los datos y el diagnóstico que recoge la primera estimación poblacional del urogallo cantábrico, que acaba de presentarse en Oviedo como fruto del grupo de trabajo de equipos del Pricipado de Asturias, la Junta de Castilla y León y el Ministerio para la Transición Ecológica, creado tras la declaración del urogallo cantábrico (Tetrao urogallus) como especie en situación crítica. El estudio revela que quedan «al menos 292 ejemplares» (con un margen de error de ± 22 individuos) objeto de acciones sobre el terreno para mejorar su supervivencia, entre ellas la construcción de un segundo centro de cría en cautividad, en León, que se unirá al que ya funciona en Asturias.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

El estudio -el primero que ofrece un valor numérico de referencia para comparar las tendencias demográficas del urogallo y medir las acciones de conservación- ha contado también con la colaboración de la Fundación Patrimonio Natural de Castilla y León, la Fundación Tierra Ibérica, la Fundación Oso Pardo, SEO/BirdLife y Tragsatec. Los investigadores han trabajado a partir de análisis genéticos y estimaciones poblacionales basadas en modelos estadísticos, que han revelado que, de los 292 ejemplares contabilizados, aproximadamente dos tercios serían machos y una tercera parte, hembras. El 79,5% urogallos se encuentran en Castilla y León, distribuidos por las comarcas de Alto Sil y Omaña, y el 20,5% restante se localiza en la vertiente asturiana, principalmente en el Parque Natural de las Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias. No se han encontrado indicios de presencia en zonas orientales de la cordillera cantábrica

Tendencia regresiva.

Los resultados del análisis muestran una situación preocupante. El área de distribución de la especie en primavera, período en que se realizó el muestreo, se extiende por aproximadamente 350 kilómetros cuadrados, «continuando la tendencia regresiva observada desde las estimas del área de distribución de la década de 2000, que no contaban todavía con análisis genéticos», señalan los especialistas. Igualmente les preocupa el «escaso número proporcional de hembras»,  síntoma de una población «con problemas de conservación». «A pesar de que existe un posible sesgo en el hallazgo de hembras durante el censo, resulta inequívoca su escasez, lo que evidencia su mayor vulnerabilidad ante las amenazas existentes y el condicionamiento que este hecho implica para la mejora de los parámetros de productividad y crecimiento poblacional», recoge el estudio.