La negociación en Hunosa se atasca por la vigencia del plan industrial

Los sindicatos exigen inversiones y actuaciones en el área Sueros, en la térmica de La Pereda y en el lavadero del Batán que permitan ampliar el marco temporal más allá del 2021

Concentración minera delante del pozo Nicolasa
Concentración minera delante del pozo Nicolasa

Los sindicatos no se conforman con que Hunosa garantice el plan industrial, que afecta al área Sueros, a la térmica de La Pereda, al lavadero del Batán y a la post-minería, hasta el 2021. Los representantes de los trabajadores quieren un horizonte más ambicioso, con inversiones y actuaciones hasta ese año que permitan ampliar el marco temporal de determinadas partes de ese plan industrial más allá. Es ahí donde hoy, en la tercera reunión desde que se firmara el preacuerdo, se ha vuelto a atascar la negociación, en buena medida porque «por más horas que estemos, Hunosa no tiene capacidad de dar respuesta a nuestras propuestas sin antes presentarlo en Madrid a la SEPI», apuntan desde CCOO de Hunosa.

Según han trasladado desde las centrales sindicales, la dirección de la hullera pública ha presentado el desarrollo del plan industrial en lo que respecta a producciones, plantillas e inversiones para los centros de trabajos que quedarán con actividad. Sin embargo, «con alguno de los parámetros presentados» han mostrado su «desacuerdo» y han puesto sobre la mesa unos planteamientos que tienen «como objetivo principal ampliar el marco temporal de determinadas partes del plan más allá de 2021», ha explicado el secretario de CC OO de Hunosa, Rubén García, que no acepta que Hunosa quiera acotar todos los ámbitos del plan industrial hasta ese año y reclama una propuesta más ambiciosa.

El mismo se muestra consciente de que el Área Sueros y La Pereda están condicionados por un Real Decreto que regula el régimen retributivo especial que tienen estos centros y que finaliza el 31 de diciembre de 2021, pero entiende que el lavadero del Batán o la post minería no se tienen por qué suscribir a esa fecha. Es más, señala que «si Sueros y la térmica tienen inversiones suficientes» hasta entonces se les podría ampliar el horizonte. «En los parámetros en los que se pueda ir más allá, hay que ser más ambiciosos», demanda Rubén García.

Por su parte, el secretario del SOMA, José Luis Alperi, ha considerado «imprescindible» que el pozo  San Nicolás se mantenga en condiciones de suministrar combustible a la térmica de La Pereda «y así seguir generando valor añadido y asegurando empleo». «No hemos encontrado punto de encuentro entre las propuestas de ambas partes y seguiremos intentando alcanzar consenso», ha manifestado el dirigente sindical, que matiza que su petición «lleva implícito dimensionar correctamente la plantilla y las inversiones necesarias, principalmente en infraestructuras», aunque «sin descuidar otros aspectos». En cuanto a la térmica de La Pereda, comenta que aún no se han puesto sobre la mesa las inversiones a desarrollar, las cuáles ve «imprescindibles» para que tenga la solvencia técnica necesaria dicha instalación a partir de 2021. «No podemos afrontar la segunda parte del plan (2022-2027) sin que se hagan las inversiones en la térmica de La Pereda, y en eso también vamos a ser exigentes», ha advertido Alperi.

El SOMA no ha dejado pasar la oportunidad de plantear «la necesidad de hacer un proyecto adecuado para la Brigada de Salvamento, así como ordenar plantillas y labores a desarrollar en el área de post minería.

Las propuestas de diversificación de los sindicatos

Con el objetivo de seguir avanzando en la negociación del plan de empresa, y en vista de los desacuerdos en la parte industrial, en la reunión de este miércoles Hunosa y sindicatos han empezado a hablar de la segunda de las patas que conforman el plan de empresa, la diversificación, así como «de la necesidad de que sean proyectos generadores de empleo». Hunosa ha presentado una serie de proyectos en el campo de la geotermia, el biogás o la biomasa que los sindicatos quieren analizar «con más detenimiento», y éstos también han aprovechado para trasladar las iniciativas que consideran que pueden dinamizar las cuencas.

Dos han sido las propuestas del SOMA que podrían entrar en el plan de diversificación. Por un lado, han planteado que Hunosa «se constituya como medio propio de la administración regional para el plan de restauración de explotaciones en las comarcas mineras». Esto es que se puedan encargar las actuaciones de forma preferente a la empresa pública minera.  El objetivo de esto sería «mitigar el impacto de la pérdida de empleos a corto plazo en las zonas y asegurar que la clausura de las instalaciones y el espacio natural afectado por la actividad minera sea desarrollado y realizado por Hunosa», explica Alperi. Esta propuesta también será presentada por el sindicato en la Comisión de Seguimiento que se celebrará en Madrid el martes de la próxima semana. La segunda de las propuestas de este sindicato, que enmarca en el Plan de Acción Urgente del Acuerdo de la Minería estatal, es la que ya hizo en 2015 para «la rentabilización de recursos del patrimonio industrial minero de Hunosa».

Desde CC OO de Hunosa han abogado porque los proyectos de diversificación «sean de verdad generadores de empleo». Así, Rubén García ha vuelto a poner sobre la mesa el proyecto del que ya se habló en el anterior plan de empresa de implantar una central de biomasa en las cuencas junto con una estrategia de gestión de los montes que permita la generación de empleo directo e indirecto. Este sindicato asegura que tiene claro que «la biomasa forestal es una de las energías verdes con más proyección de futuro y que más generación de empleo directo e indirecto crea, pudiendo contribuir de esta forma de manera importante, no sólo al mantenimiento de empleo en Hunosa, sino a impulsar la actividad económica en las cuencas mineras».

Por ello, Ruben García ha planteado en la mesa de negociación del Plan de Empresa de Hunosa «que SEPI, dentro del apartado de la diversificación de actividades de la empresa, contemple la instalación de una Central de Biomasa como proyecto singular de generación eléctrica con energías renovables, así como, la creación de centros de tratamiento de biomasa» que, entiende, deberían estar ubicados estratégicamente cerca de la materia prima lo que influiría en la rentabilidad del proceso. «Estos proyectos generarían empleos directos e indirectos en la tala y limpieza de los montes, reforestación, tratamiento de la madera y el transporte», señala el secretario de CCOO de Hunosa, que añade que «esta propuesta se adapta perfectamente a las palabras pronunciadas por la Ministra de Transición Ecológica Teresa Ribera de «apoyar iniciativas económicas idóneas para los diferentes contextos económicos y laborales de las zonas afectadas».

«El Gobierno central, a través de Hunosa, tiene un compromiso con estas comarcas mineras y desde CCOO no vamos a aceptar que pretenda taparlo únicamente con prejubilaciones. Si Hunosa va a estar, como afirmó el presidente del Gobierno, a la «vanguardia de la transición energética», debe disponer de los recursos necesarios para afrontar esa transición de forma ordenada y justa», argumenta Rubén García.

Comentarios

La negociación en Hunosa se atasca por la vigencia del plan industrial