Javier Fernández: «Siempre pensé que la negociación entre el Gobierno y el independentismo no tendría éxito»

El presidente del Principado subraya que el separatismo catalán ha marcado la agenda del Ejecutivo de Sánchez y de los anteriores

Javier Fernandez
Javier Fernandez

El jefe del Ejecutivo asturiano, Javier Fernández, ha rechazado este viernes hacer «ninguna valoración» sobre el anticipo electoral anunciado por Pedro Sánchez y ha advertido de que «es la decisión del presidente y es la que vale».

En declaraciones a los periodistas en los pasillos del parlamento asturiano, Fernández ha señalado que es el jefe del Ejecutivo el que tiene la capacidad de disolver las Cámaras «cuando lo entienda oportuno» y que, por tanto, no iba a valorar esa decisión, informa EFE.

Fernández, ha advertido además al PP que cuando el exvicepresidente Alfonso Guerra preguntó durante la presentación de su libro si «había alguien ahí» para afrontar el desafío independentista en Cataluña no se refería sólo al Gobierno sino también a los grupos parlamentarios de oposición.

El presidente del Principado se ha expresado así en el turno de preguntas del pleno de la Junta en el que el PP le ha pedido una valoración de los últimos acontecimientos protagonizados por el Gobierno y el separatismo catalán.

El presidente asturiano ha admitido haber tenido discrepancias políticas en el seno de su partido en torno a este asunto y haberlas manifestado «con claridad», pero ha pedido a la líder popular, Mercedes Fernández, que no «ahondara» en ese debate dada la situación interna que, sin haber expresado nunca ninguna diferencia en el ámbito interno, vive en su propia formación.

Fernández ha subrayado que el separatismo catalán ha marcado la agenda del Gobierno de Sánchez y de los anteriores una vez que se acabó la etapa anterior de «amagar y no dar» y adoptar decisiones «que antes no había tomado».

Así, ha advertido, siempre pensó que la «bienintencionada» negociación entre el Ejecutivo socialista y el independentismo no tendría éxito «como así ocurrió» dado que los secesionistas dicen hablar en nombre «de una nación catalana abierta y moderna que contraponen a un Estado español autoritario y antiguo».

Para Fernández, la nación española que surge de la Constitución es «abierta, cosmopolita, moderna y democrática» por lo que discrepa de la idea que sobre ese concepto tienen los independentistas, pero ha afirmado no estar seguro de si lo comparte con la que defiende el PP «y algunos amigos de ustedes», en alusión a Vox.

En este sentido, y tras defender que España no es «ni un mineral ni un mandato histórico de los visigodos» sino la consecuencia de un devenir histórico consolidado en un espacio público, laico, de ciudadanos libres e iguales, ha recordado que, antes de la manifestación del pasado domingo en Madrid, hubo otras más multitudinarias donde también «se arremolinaban» banderas de España.

Las movilizaciones previas, celebradas en la etapa de Gobierno de Zapatero, eran contra cuestiones como el matrimonio homosexual o la ley del aborto y, ya entonces, sus convocantes buscaban «secuestrar para sí la bandera, los símbolos y hasta el nombre de España».

«Eso siempre me ha mosqueado porque siempre he visto en ello una idea de España como luz de Trento, martillo de herejes y cuna de San Ignacio», ha apuntado Fernández tras mostrar su preocupación por esa deriva del PP «en función de los aliados que tenga».

En su réplica, la líder del PP le había recordado su asistencia a la presentación del libro de Guerra y las afirmaciones vertidas por el ex dirigente socialista sobre la gestión del actual presidente del Gobierno tras parafrasear al ministro Pedro Duque cuando señaló que «quién no había sorprendido» alguna vez por Sánchez.

Tras lamentar la parquedad del presidente asturiano sobre la gestión realizada con Cataluña por su secretario general, la portavoz popular ha considerado una mala noticia que el secesionismo pueda marcar la agenda de cualquier Gobierno, del signo que sea.

Esta circunstancia se ha producido especialmente, a su juicio, en la legislatura que ahora concluye marcada «por acontecimientos estrafalarios y poco atinados en la defensa del interés de los españoles» por parte del Gobierno de Sánchez.

Esa gestión ha desembocado, según Fernández, en una negociación bilateral «donde las demás comunidades se quedan rezagadas viendo cómo el separatismo obtiene una relación bilateral y un plus de recursos» y busca «trocear la caja de la Seguridad Social lo que pone en grave riesgo la percepción de las pensiones».

«Ni hay proyecto ni hay nadie ahí, se está calcinando la democracia» ha apuntado la presidenta del PP tras advertir de que la actuación de Sánchez ha provocado «una rebelión a bordo del socialismo en distintas comunidades» que constata que el separatismo es quien convoca «para todos» las elecciones del 28 de abril.

A la coyuntura política nacional iba dirigida también la pregunta registrada por el grupo parlamentario de Ciudadanos, en concreto sobre los Presupuestos Generales del Estado, cuyo portavoz, Nicanor García, ha optado por retirarla del orden del día tras conocer adelanto electoral anunciado por el presidente del Gobierno.

Valora este artículo

3 votos
Comentarios

Javier Fernández: «Siempre pensé que la negociación entre el Gobierno y el independentismo no tendría éxito»